El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

domingo, octubre 02, 2005

Vientos Oscuros en EUA

Epoca difícil nos ha tocado vivir, una época signada por la mentira como discurso normal, por lo corrupto como método aceptado y por la discriminación que promete ira, violencia, sangre y destrucción. Es un momento de atraso para la humanidad, aunque algunos lo vean luminoso y esperanzador en lo económico.

El fundamentalismo islámico, con sus propias razones y puntos de vistas, ya ha comenzado una guerra contra occidente, una guerra que no distingue entre civiles y militares, una guerra para arrasar a todos los que ellos no consideren “nosotros”. En medio de este caos letal, el occidente se divide entre ricos y pobres, entre norte y sur como nunca antes se pudo concebir, y como si eso fuera poco la división debilitadora ha aparecido en la superpotencia que quiere asumir la capitanía de la nave “Tierra”.

La división que asoma es la más peligrosa que jamás haya amenazado a la gran nación del norte, es un fraccionamiento que embiste los principios esenciales que le han permitido existir y crecer: la igualdad de sus ciudadanos ante la ley y el respeto sagrado a la propiedad privada. Esta vez la amenaza viene desde adentro, de sus propias instituciones.

Cuando en Junio del presente año la Corte Suprema de la nación dio a los gobiernos locales más facilidad para expropiar terrenos y casas particulares, aun contra los deseos de los propietarios, para dar paso a centros comerciales, estacionamientos o estadios deportivos construidos por firmas privadas, instituyó dos clases de propiedad privada, privilegiando a unas sobres las otras, a las grandes sobre las pequeñas y esto es una lamentable y muy peligrosa decisión, porque implica también dos clases de propietarios, dos clases de ciudadanos. Si los de hoy pueden reducir los derechos de propiedad a unos, los de mañana podrán reducir esos derechos a los otros y ese camino es destructivo para la organización económica que se supone el mayor logro del país y el ejemplo a imitar por los menos desarrollados.

Cuando el Estado de la Florida aprueba aumentos de las tarifas de la empresa de electricidad y de los seguros, para resarcir los daños causados por los huracanes, está también creando dos clases de propiedad empresarial, además de imponer onerosos cargos en los presupuestos debilitados de la mayoría de la población. Si los dueños de colmados, viveros, restaurantes, transportistas, vendedores callejeros de Hot dog, o cualquier actividad comercial, no pueden incrementar sus precios para cubrir sus perdidas por los huracanes, se está privilegiando una propiedad privada sobre otra. Para los más, si no tenían seguros tienen que enfrentar sus perdidas, para los menos pueden transferir sus perdidas a aquellos que también perdieron por los huracanes. Son leyes discriminatorias que atentan contra los derechos iguales de propiedad y por ende contra la paz y estabilidad social y económica de la nación.

Cada vez que se otorga un contrato sin el debido concurso para la ejecución de una obra o un servicio, se está privilegiando un tipo de propiedad privada sobre las demás que pudieran ser más eficientes por clientelismo político, ya sea por la comisión de educación o por el gobierno federal para los servicios de la guerra y la reconstrucción de Irak o de los Estados del golfo, y en este tipo de negocios Latinoamérica puede asesorar a los EUA, porque son precisamente esos tipos de transacciones privilegiadas las que han llevado al continente rico del sur al caos y la miseria.

¿Es la propiedad privada sagrada o no?, ¿son todos los ciudadanos iguales delante de la ley?

Vientos oscuros y huracanados soplan sobre los EUA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario