El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

sábado, diciembre 03, 2005

Es Hora de Hacer


Si creemos que todavía estamos en condición de evitar nuestra destrucción como país, ya sea por actos de los “nacionales” o de las fuerzas internacionales que hoy conspiran contra nosotros, si creemos que es posible crear un dominicano nuevo para poder construir nuestra nación, y si además estamos de acuerdo en revertir todo lo negativo que hasta ahora ha representado la bandera dominicana, ha llegado la hora de la acción.

Para poder ir dando los pasos necesarios en la corrección de nuestro destino, tendremos que reconocer nuestra realidad colectiva y personal para comenzar a corregir el rumbo, primero en nosotros mismos para que el resultado se proyecte y gane simpatías y nuevos conjurados, porque lo que propongo es una conjura.

Lo primero sería reconocer que existe una cultura dominante compartida por todos, en mayor o menor medida, y que esa cultura es la que ha definido la ruta seguida por nuestro país hasta hoy. Que todos estamos influenciados por esa cultura depredadora de nuestras tierras y que todos tenemos responsabilidades y también culpas por los resultados obtenidos en el país. Esa cultura debe ser analizada en toda su compleja valorización de la vida y del ser humano, para poder sustituirla por una nueva cultura nacional, que nos ha de encaminar hacia un país de orden, respeto y progreso.

Lo segundo que debemos comprender es que la acción correctiva que se necesita emprender, no puede ser desarrollada desde el gobierno. Los gobiernos son el caldo de cultivo en donde esa cultura florece y produce las semillas que la hace perenne. Los gobiernos están contaminados mucho antes de comenzar, por lo cual las acciones deberán realizarse directamente en la sociedad y a sabiendas que, existirán muchas ocasiones en que esas acciones serán atacadas desde el gobierno, sin importar el partido gobernante. La conclusión de las afirmaciones anteriores es que: no podemos ser ni queremos ser un partido político, no pretendemos llegar al gobierno, pero nuestro triunfo final será cuando la Nación pueda dirigir el País, cuando el poder real descanse en la sociedad, en el pueblo y no en el gobierno. Los gobiernos deben tener la autoridad, nunca el poder, es la única forma para controlarlos.

Habrá que definir los nuevos valores que constituirán la Cultura Nacional, con la que pretendemos sustituir la presente, identificada con el robo y la destrucción de nuestro país y de nuestra soberanía. Los nuevos valores deberán oponerse a los actuales que son negativos y deberán servir para que, por contraste, el pueblo pueda identificar a los enemigos de la Nación y que hasta hoy se han ceñido la antigua bandera nacional.

Lo que propongo primero es que tomemos un bando y que comencemos a identificarnos con él para que esa conciencia, convertida en actitud, propague la esperanza de que todavía podemos hacer algo y haga crecer la tropa de Dominicanos Nuevos. Es importante ser identificados con un símbolo, por que al igual que los uniformes, comprometen y fortalecen las conductas individuales para satisfacer las expectativas puestas en el símbolo. El símbolo adquiere poder en la medida en que se convierte en el punto donde coinciden muchas mentes, muchos deseos y éste se hace portador de esperanzas.

De la misma forma en que es positivo que nos identifiquen con un determinado símbolo, es igual de importante determinar los símbolos que representan y unen a los enemigos nacionales y evitar usarlos o ser identificados con ellos.

Usemos como símbolo nuestra propia bandera invertida y sin escudo, como una señal de que estamos convocando a una guerra patria en contra de la cultura que nos domina y nos empobrece material y espiritualmente. Estamos en guerra y la mejor señal es la bandera invertida para poder revertir, precisamente, los valores que hasta hoy representa.

La Bandera invertida y la frase Dominicano Nuevo, debe ser la consigna. Si no tenemos el valor de identificarnos con la corrección de nuestros males, entonces pertenecemos al bando enemigo.


Viva la NUEVA NACION DOMINICANA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario