El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

martes, noviembre 22, 2005

Sintetizando - Inseguridad y Delincuencia



A grandes rasgos hemos podido ver la persistencia de una cultura que ha regido la conducta de toda la sociedad, haciendo sentirse justificados a los gobernantes en sus actuaciones corruptas al desconectar, mediante una aberrada distorsión de conciencia, el dolor y la desgracia que les han acarreado a sus semejantes de sus actuaciones; esa misma cultura ha promovido la indolente indiferencia de la mayoría de la población, mediante el engaño infantil de estar haciendo turno para la repartición del botín o con la absurda esperanza de que el próximo será mejor, logrando de esa forma mantener a la sociedad apartada del poder y de las tomas de decisiones, que “ellos”, los políticos, reclaman para si de forma soberana.

El mismo comportamiento se ha producido en blancos, negros y mulatos, dejando establecido que esa cultura maldita actúa sobre y a pesar del color y la raza; ha sido similar en todos los partidos políticos e inclusive dentro de las tendencias ideológicas de mano dura de derecha e izquierda, la corrupción ha terminado por igualarlas. Hemos podido ver la repetición indiferentemente a la clase social o la profesión a las que han pertenecido los gobernantes; es algo que lo infesta todo y a todos, en todas las profesiones y actividades y por ello hablo de una cultura que debe ser derrotada si deseamos sobrevivir.

Los resultados prácticos actuales han sido expuestos espléndidamente en el trabajo realizado por Minerva Isa y Eladio Pichardo y publicado por el periódico Hoy bajo el titulo de: “Quienes somos…hacia donde vamos”, recomiendo su lectura en la siguiente dirección:http://www.hoy.com.do/app/section.aspx?id=24

La situación de disolución social que promueve el incremento delincuencial en todos los niveles, con su consiguiente estado de inseguridad generalizada, ha llegado a cotas que los mismos responsables de la actual situación concuerdan que no es posible seguir este derrotero. Ahora deberemos decidir que hacer dentro de varias posibilidades:

- Podemos seguir esperando, con una ingenuidad que raya en la estupidez, que aparezca un alguien que nos saque del atolladero en que nos encontramos, en contra de toda nuestra experiencia que nos señala que es seguro que llegue otro ladrón antes que un honrado, ya que todos estamos influenciados por la misma cultura corrupta. Es la misma actitud de la mujer abusada por su marido y que permanece junto a él con la esperanza que pueda cambiar algún día.

- Podemos también seguir empujando el carro hacia el precipicio, apostando a que antes que caiga existe la remota probabilidad de que podamos saltar siendo ya ricos, pero como están las cosas a nivel internacional posiblemente nos quedemos sin carro, sin riqueza, sin comida y sin hacia donde saltar.

- Inclusive pudiéramos hacer jornadas de oración solicitando un milagro divino que borre nuestras culpas y sus consecuencias, pero creo que con el nivel de fe y conocimientos que todos, incluyendo las diferentes jerarquías religiosas, hemos demostrado tener, pienso que aunque le digamos al monte que se eche al mar, éste ni siquiera nos escuchará.

- Podemos también reconocer que es verdadera la necesidad de implementar un cambio que nos permita crear la nación hasta ahora no existente, y sentarnos a esperar que otro nos convoquen a la acción, de la misma forma que nos sentamos a esperar que otros defendieran el orden en nuestra sociedad. Esa actitud es la que promueve la cultura dominante y sus gavillas, para expoliar a toda la sociedad del producto de su trabajo.

- Por último, que podamos entender que nadie hará el trabajo por nosotros y para beneficio de nosotros, que en la naturaleza nada se da gratis y que el que no grita no mama, y después de entender la simpleza de la vida y sus mecanismos, nos decidamos a asumir nuestras responsabilidades y constituirnos en “nosotros” organizados ordenadamente, para basados en la razón designar nuestros representantes y que estos legislen a favor de nosotros, para que representen nuestras posiciones en defensa de lo que es nuestro, por que somos los que producimos y por tanto tenemos que ser los dueños responsables para tomar el control de nuestro futuro. Los que pagan las cuentas son los que deben tener el Poder, los políticos solo gastan y se roban lo que nos quitan, se hacen ricos, pero el país empobrece, todos nos perjudicamos al final. Los políticos al gobierno, la sociedad al poder.

Como siempre en la vida existen más de una solución para un problema, yo personalmente me inclino por la que considero básica y más factible: organizar el dialogo y la acción correctiva a partir del segundo núcleo natural existente: el barrio.

Es necesario comenzar a vernos como nosotros, inclusive los que no tengan las mismas ideas y comenzar a dialogar sobre probables soluciones a problemas específicos desde el punto de vista no partidario, desde el punto de vista unitario y barrial, a implementar o tratar de viabilizar dichos remedios; comenzar una reflexión sobre las pautas de conductas negativas que muestran los “ellos” y acordar sustituirlas por las razonablemente contrarias, organizar eventos comunitarios en deportes y celebraciones, construir el “nosotros”, desembocando finalmente en acuerdos ínter barriales o ínter parroquiales, que sumados posean la cantidad de votos necesarios, seleccionar a determinado representante de común acuerdo y elegirlo. No se necesitaran costosas campañas políticas ya que los mismos electores van a seleccionar al representante. Debemos ejercer el derecho a decidir.

Derrotar una cultura debe tomar tiempo y esfuerzo permanente y mientras eso ocurre deberemos mantener nuestra activa vigilancia y control sobre todos los ciudadanos, que siendo iguales a nosotros, designemos para realizar labores de servicios a la sociedad incluyendo a nuestro propio representante.

Esa actividad debe ser incorporada a nuestras vidas como un deber permanente, como la actividad quizás más productiva de nuestro diario vivir, ya que esa actividad debe servir para defender el fruto de nuestro trabajo, nuestros bienes y a nuestras familias del desorden social permitido convenientemente por los que se dicen políticos, para poder desvalijar a toda la sociedad de su derecho a progresar y ser felices.

En sentido general esa es mi propuesta y si alguien tiene correcciones o una diferente idea de que hacer, les ofrezco este mismo mecanismo para darla a conocer. El “nosotros” debe ser todo lo plural que una sociedad puede serlo. El único acuerdo debe ser el que hay que hacer algo y ya.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario