El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

domingo, agosto 05, 2007

Promesas Políticas

.

Las promesas de campaña fracasaron, los seguros no solo no rebajaron sus precios, los aumentaron; el impuesto a la propiedad, si pudiera ser reducido lo pagaran los ciudadanos y no niego la intención de la legislatura de evitar que la economía del Estado colapse, pero fracasaron y debemos buscar las razones desde diferentes perspectivas y dos de ellas son: el factor humano y la moda económica.

1 – Es sabido que los funcionarios electos en general, se representan a si mismos y defienden los intereses mas convenientes para sus carreras, negarlo no cambiará esa realidad. Al convertir la actividad política en una carrera profesional, los políticos se distanciaron de los ciudadanos y sus intereses. Escogemos entre autoproclamados candidatos que no es igual que nombrar representantes, el candidato determina el puesto más conveniente para aspirar en cada momento y se vende, como cualquier otro profesional, para conquistar clientes, pacientes o votantes, pero cuida de no perjudicar a quienes sufragarán sus futuras campañas y, “no se puede servir a dos señores a la vez”. Solución: debemos encontrar la forma para postular representantes evitando escoger entre candidatos.

El estilo gerencial vertical fue superado ya en la empresa privada moderna, el gerente aceptó que, sin importar su formación, nunca lo puede saber todo y mucho menos decidir unilateralmente el mejor camino a seguir, el político no ha llegado ahí. El político, sin importar ideología, cree que sabe mejor que todos como deben ser solucionados los problemas, basa su liderazgo en esa premisa y minimiza así la cooperación para estudiar y proponer soluciones. Solución: debemos constituir comisiones de ciudadanos, técnicos y de universidades, para buscar soluciones que sean llevadas a discusión en las instancias adecuadas del gobierno, el problema es que debemos ejercer como ciudadanos y en eso no queremos invertir tiempo.

2- Al terminar la guerra fría se empezó el lento desmantelamiento de la política del “New Deal” tendente a lograr condiciones de bienestar para todos, y la avaricia ciega y destructiva sustituyó la ambición previsora y constructiva. Calcular los costos de una mercancía o servicio y agregarle un beneficio del 50% fue sustituido por colocar el máximo precio que el mercado pudiera tolerar para beneficio de las cortes ejecutivas. La manutención de esas fastuosas cortes implica succionar la mayor cantidad de recursos posibles, reduciendo la capacidad económica de la población que unida a la creciente corrupción, la inflación y a los reajuste de programas gubernamentales, para derogar impuestos que constreñían la ostentación en esas mismas cortes, produjeron la situación actual de terrorismo financiero. Los gobiernos compiten con esas cortes, los ciudadanos las pagan todas y son demasiadas. No comprendo cómo no pueden entender que esta dirección nos lleva a una quiebra generalizada que afectará todo el mercado, a menos que sea ese el plan para luego comprar, a precio de vacas flacas, las propiedades hoy ajenas a los cortesanos, si eso fuera cierto es una muy arriesgada manipulación . Solución: ¿podremos vencer los pecados de soberbia y avaricia? ¿Renunciaremos a Satanás y sus pompas, a la vanidad e indolencia?

Víctor Ml. Caamaño

1 comentario:

  1. Muy buen e interesante blog. Tal vez le interese el libro virtual para descargar EL ARTE DE LA VENTAJA. Es un manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

    Puede descargarlo en:
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

    Mas libros parecidos en
    http://www.personal.able.es/cm.perez/

    Saludos

    ResponderEliminar

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario