El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

domingo, marzo 30, 2008

Los nuevos pecados

.
El Vaticano ha introducido nuevos pecados. Parece que el Testamento o Revelación Divina estaba incompleto, que Dios no previó claramente el futuro o que el hombre actual es diferente al arquetipo adánico en sus defectos y debilidades. Si un papado puede crear pecados, el próximo pudiera rescindirlos eliminando, por ejemplo, la avaricia y hacerle más cómoda la participación a los grandes generosos. Lo inmutable ha quedado cuestionado.

Entiendo la preocupación de Roma, después de dos mil años de haber reclamado, por las buenas y por las malas, la conducción moral y espiritual de la humanidad los logros son pírricos y repiten la misma fórmula ya fracasada: sin no puedo convencer, lo prohíbo, eso no ha dado resultados porque no significa crecimiento, el aborto es un ejemplo. El error está contenido en la intención, el hecho es solo su normal desarrollo.

A mi humilde entender, el resultado no ha sido por falta de reglamentaciones sino, por falta de espiritualidad. Por reducir a pecados y perdones el complejo proceso de aprendizaje y crecimiento que significa el retorno del hijo pródigo a la casa de su Padre. Por abjurar de todo lo antiguo incluyendo la misma religión del Cristo a quien pretenden seguir. “No penséis que yo he venido a poner fin a la ley de Moisés y a las enseñanzas de los profetas. No he venido a ponerles fin, sino a darles su verdadero sentido”.

Cuando se ama a Dios sobre todas las cosas, se ama también a su creación que es la naturaleza y sus criaturas y ese amor debe garantizar, por si solo, el cuidado, respeto y ¿por que no?, la veneración de la Madre Natura, útero sagrado de la vida que fluye desde la fuente única y primera. Consecuentemente, cuando se ama a Dios y su creación, se ama al prójimo y no se puede justificar la indigencia de la humanidad, para que algunos puedan ostentar una opulencia desquiciante y perniciosa. Con ese solo mandamiento están cubiertos todos nuestros errores y a la vez señalado el camino para trasmutarlos en virtudes. Si los originales no son acatados, ¿por qué han de serlos los añadidos?

Pienso que es necesario replantear el camino espiritual desde una perspectiva de crecimiento del individuo, enfatizando en el imperativo de: “sed perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto” y creando conciencia de que los llamados pecados capitales, son realmente las tendencias humanas bajas y opuestas a la perfección que deberíamos perseguir, no pecados que desaparecen al ser perdonados, porque la envidia es una enfermedad que necesita ser curada, al igual que la soberbia, la avaricia, lujuria, ira, gula y pereza. Si curáramos esas enfermedades del alma se satisficiera al prójimo, a la naturaleza y al Eterno.

Víctor Ml. Caamaño

Ver también:

Suprimieron el Limbo

"Por sus frutos los conocereis"

2 comentarios:

  1. Y todavía tienen al Maestro, a Cristo, colgado en la cruz donde lo clavaron después de asesinarlo por veraz y justiciero siempre alejado de los palacios. comenzando por el “Santo Padre que vive en Roma”, y sus cardenales en todas las naciones. A los curas les sugiero irse a trabajar donde viven las masas, como hacía el Unigénito.

    ResponderEliminar
  2. ¿Nuevos pecados?

    Por todas partes veo que se dice que el Vaticano habla de nuevos pecados. No es cierto, son los mismos pecados, solo se hacen precisiones modernas.

    En este articulo de Con nuestro Peru aclaran eso:

    El Vaticano y el pecado, lo que la prensa distorsiona

    http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1689&Itemid=32

    ResponderEliminar

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario