El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

Mostrando entradas con la etiqueta Políticos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Políticos. Mostrar todas las entradas

domingo, septiembre 20, 2009

Plaza vacante – Open positions

Publicado en:
Calle Ocho


Necesitamos cubrir la plaza de Alcalde de Miami-Dade que estará vacante próximamente, los requisitos para aplicar son:


  1. Que el aspirante esté absolutamente convencido de ser un ciudadano común y garantiza no tener sangre noble ni aristócrata, renunciando así a cualquier privilegio que lo diferencie de los demás ciudadanos.


  2. Que acepta no haber cursado estudios especializados para Alcaldes y por lo tanto sabe mejor que nadie lo que conviene o no a la población, se compromete a escuchar sin diferencias partidarias.


  3. Que como todo ciudadano ahorrará de su salario para su retiro y renuncia a cargarlo al presupuesto de ésta y las próximas generaciones que ni le conocieron.


  4. Que entiende perfectamente que el dinero público es dinero privado de la población y que su deber es defenderlo celosamente.


  5. Que esté totalmente conciente de que las responsabilidades de su posición, siempre serán menores que la del Presidente de la nación y que por lo tanto su salario y beneficios deben guardar una respetuosa distancia, así como todo el personal inferior a su posición y siempre de acuerdo al desempeño demostrado con obras, no con buenas razones.


  6. Debe reconocer que muy posiblemente será sucedido por políticos menos honestos y por tanto se compromete a instalar el e-goverment o gobierno electrónico en el que cualquier ciudadano puede chequear por Internet las finanzas y gastos de los diferentes departamentos oficiales.


  7. Que presentará un plan de gobierno que firmará oficialmente constituyéndolo en contrato oficial y legal para su toma de posesión.


En nombre de la mayoría silenciosa:


Víctor Ml. Caamaño


¿Cual es su opinión?

jueves, enero 22, 2009

¿Qué no pueden entender?

Publicado en:
Calle Ocho

Todos sabemos, unos más y otros menos, que nos encontramos a la entrada de una crisis que tiene potencialidad para destruir esta gran nación (pie forzado) y toda nuestra civilización. Pocos entienden que el origen material de esta crisis es el uso de gran parte de los recursos de la sociedad en derroches, banalidades y lujos que la economía no podía sufragar. Muchos no comprenden que el sector ejecutivo absorbió más recursos de lo saludable para ostentar, dejando al mercado sin dinero para comprar, rompieron el equilibrio del mercado. Los políticos, cuando están en los gobiernos, se consideran del sector ejecutivo.

Nuestras autoridades locales y estatales parecen no entender, que la razón de la crisis es que el pueblo no tiene dinero para comprar y que la solución más efectiva es incentivar el comercio poniendo dinero en las manos de la población. No entienden que ya el gobierno federal saliente al igual que el entrante lo comprendieron y que, cualquier acción destinada a sacar del mercado más dinero, es mucho más que un error, es una traición a esta gran nación, a los esfuerzos del gobierno federal y al bienestar de la población que depositó confianza en su dirección, por lo tanto, sea vía multas, peajes, impuestos a los vicios o cualquier idea genial, es contraproducente.

Nuestras autoridades tampoco entienden, que los niveles de salarios que se adjudicaron ellos mismos, durante el tripeo alucinante de los yuppies convertidos en ejecutivos, no es sostenible, y que tendrán que reducir sus estipendios hasta situarlos en relación directa con el promedio de sus gobernados y en proporción respetuosa al salario del Presidente de la nación.

Pero, como ya es sabido que el bienestar de la población no es ni motivo ni razón para nuestros políticos cuando están en el gobierno, y que ellos para mantener sus niveles de vida están dispuestos a sacrificar hasta la educación de nuestros niños y con ellos el futuro de esta gran nación, debemos apelar al sector privado y aspirando a que en nombre de la subsistencia de sus empresas, inicien un gran cabildeo que “convenza” a nuestras autoridades a realizar el sacrificio “patriótico” de reducir sus salarios, gastos de representaciones y estilos de vida.

Nadie permanecerá intocable por la crisis, pero los niños, enfermos y ancianos deben ser los últimos en ser sacrificados, no los primeros, eso es lo moralmente correcto.


Víctor Ml. Caamaño

lunes, octubre 20, 2008

Terrorismo político


.

Quienes se sitúan sobre la delirante política emocional, no logran salir del asombro y el desconcierto por lo que ven, el quehacer de la política se traslado al mundo completamente irreal construido por y sobre mentiras.

Están mintiendo descaradamente, no les importa decir la barrabasada más grande e increíble si piensan que puede destrozar al contrario. Si alguien los desmiente con base, siguen inventando nuevas mentiras sin ningún rubor. Es todo patético y de una decadencia precipitada.

¿Alguien puede creer que resultará bueno lo que se construya con mentiras? Si fuera eso posible entonces el mal pudiera ser bueno y el bien pudiera resultar malo y cualquiera sabe que no es posible, pero tampoco les importa lo que dice la razón, la obsesión es que no gane el contrario. Es odio y mucho miedo que solo pudiera ser neutralizado por el razonamiento, por el análisis de hechos concretos, por la búsqueda de la verdad y eso es precisamente lo que los posibles ganadores tratan de evitar para no perder sus seguidores.

Cuando los políticos perdieron el liderazgo basado en propuestas, en aspiraciones de mejoría para todos, asumieron un nuevo tipo de liderazgo: el terrorismo político y es lo que vemos desarrollarse hoy,  miedo al terrorismo, miedo al comunismo, miedo al Islam, miedo el emigrante, miedo al vecino y cualquier cosa que pueda meter miedo es válido sea verdad o mentira, lo mismo da.

Nuestra civilización se está derrumbando y eso es secundario, lo importante es que no gane el contrario. Contrario que para cada uno puede representar diferentes cosas o personajes, según sus miedos infantiles o malas experiencias pasadas. Sí la política se basa en el análisis fidedigno de la realidad para elaborar propuestas viables, entonces lo que estamos jugando no es a la política, jugamos a derrotar al contrario aun que nos cueste la vida a todos.

Si nada bueno puede construirse sobre la falsedad, que el resultado sea peor es irrelevante, siempre que no gane el contrario y esto significa que hemos logrado callar nuestro instinto de conservación y ya estamos perdidos, el programa final maltusiano ya está corriendo, nos suicidaremos todos juntos, los derechistas, los izquierdistas y los del centro. No quedará nadie, pero no habrá ganado el contrario.

La ignorancia irracional ha tomado el liderazgo y si usted no reacciona individualmente, nada se puede hacer para evitar el desastre. Que la misericordia divina nos ampare e ilumine nuestros pensamientos.

Víctor Ml. Caamaño


Ver también:


Su opinión es importante

domingo, mayo 04, 2008

La sordera de los políticos

Publicado por:

El 26 de Abril se informó que la legislatura de la Florida pretende aumentar los peajes en el Turnpike, redacté una carta de protesta y denuncia sobre tan descabellada decisión; mientras el gobierno federal trata de poner dinero en las manos del pueblo para combatir la recesión, el gobierno estatal sigue intentando succionarlo hacia sus arcas; ¿comprenderán lo que están haciendo?, pero no envié la carta, ¿para qué sirven las denuncias, protestas y sugerencias, si “nuestros” representantes no escuchan a los que votaron y votarán por ellos? No es lógico pero es real.

Este es un fenómeno a ser estudiado con urgencia por la sociología, porque está llevando a todos los países a la crisis que estamos comenzando ahora y cuya magnitud es silenciada por los políticos e ignorada por la mayoría de nosotros.

Las formas en que funciona el fenómeno son variadas: La primera que podemos percibir es la exclusión de la mayoría de la población en el proceso político. Cuando la mayoría no vota y no participa se crea una dictadura de minoría, en este caso de los políticos que se dan el lujo de desarrollar la sordera necesaria para imponer sus intereses sobre, y muchas veces contrarios, a los de la población.

La segunda forma es privar del juicio crítico a sus propias tropas políticas y convirtiendo las primarias en las únicas elecciones donde se elije a alguien por razones y conveniencias, el segundo evento electoral es una simple votación con la sola motivación de que: no ganen los contrarios, sin importar si son corruptos, sordos, degenerados, traicioneros, etc. y eso se llama enajenación por masificación. A los caballos se le colocaba una zanahoria colgando de una vara atada a si mismo y el animal seguía persiguiéndola eternamente, ya que ésta se mueve con su propio movimiento, a eso equivale la motivación ideológica: “que no ganen los contrarios”, sin importar ni el rumbo, ni las consecuencias de por quien votamos. Este procedimiento le sirve a ambos bandos para permanecer cómodamente en las privilegiadas cortes gubernamentales. A veces deben alternarse, pero siempre permanecen en los alrededores con jugosos privilegios y fabulosos retiros vitalicios. Un negocio redondo y fácil: no hay que analizar nada, que no ganen los contrarios es la consigna.

Ahora bien, si los ciudadanos activos políticamente insisten en colocar los intereses ideológicos/partidarios sobre sus propios intereses y preferirlos a su propio bienestar, las denuncias, protestas, sugerencias y peticiones, no tienen ni valor, ni efecto.

Es necesario corregir ese método de gobernar y esto es válido para todos los países con diferentes niveles de sordera política. La sordera de los políticos influye en los problemas ecológicos, económicos, políticos y sociales; es la verdadera pandemia sustentada por la división de los pueblos y es preciso encontrarle cura.

¿Nosotros o todos?

Víctor Ml. Caamaño

martes, diciembre 18, 2007

Pérdida de autoridad

Publicado en:
Calle Ocho

Los organismos oficiales vuelven a reconocer la existencia de la sequía y se aprestan para emitir nuevas prohibiciones. Nunca nos informaron si las anteriores restricciones dieron resultados y cuanto fue el ahorro de agua, informarnos parece no ser importante. (ver La sequía en la Florida)

Luce que los gobiernos han llegado a creer que los ciudadanos no somos capaces de comprender una situación y por eso todo se nos impone. Creen que no somos capaces de entender que si no ahorramos agua acabaremos todos sin la necesaria para cubrir nuestras más perentorias necesidades o subirá de precio. En los baños públicos he escuchado personas que al defecar descargan el inodoro cada vez que realizan un depósito desperdiciando muchísimos galones de agua y esto es absurdo prohibirlo porque es casi imposible de vigilar, la única opción verdadera es la educación, crear conciencia y eso es diferente a prohibir, pero necesita del ejemplo.

Parecen no entender los políticos que si las prohibiciones y los castigos fueran efectivos, las dictaduras no terminarían nunca y sus pueblos serían mansos, ordenados y obedientes. Cuando hay que recurrir al castigo y a la amenaza se implica una pérdida de autoridad y eso es lo más grave que puede suceder en una sociedad.

En el pasado el mejor ejemplo de autoridad lo encarnaban los médicos, quienes no tenían que ponerle una pistola en la cabeza al paciente para que tomara una medicina, porque se le reconocía el conocimiento y la intención de actuar a favor de nuestro bienestar, hoy hasta esa autoridad se ha perdido porque muchos médicos también se han comercializado.

La autoridad la comenzaron a perder los políticos al mostrar que sus intereses prevalecían sobre los de la población que debían defender, que sus agendas personales no consideran el bienestar colectivo y que era admisible la demagogia para ganar elecciones.

Esta gran crisis de autoridad (autenticidad) hoy se manifiesta a todos los niveles: padres, pastores, maestros y funcionarios públicos y se está mostrando crudamente en los enfrentamientos armados contra la policía. Cuando se pierde la autoridad las prohibiciones se reproducen como la mala yerba y se comienza a acostumbrar al ciudadano a aceptarse algunas veces fuera de la legalidad, primero en cosas triviales y después en asuntos graves, las consecuencias son escalofriantes y las comenzamos a ver.

Puedo estar equivocado, pero percibo que se necesita una rectificación en el rumbo que llevamos, es importante que tratemos de visualizar el desarrollo probable de la situación actual y tomemos la decisión sobre si es lo que queremos para nuestros hijos o, comenzamos a conversar sobre su posible corrección.

Víctor Ml. Caamaño

domingo, diciembre 09, 2007

¿Triunfo o derrota?


Publicado en:


Pienso que se debe evitar la confusión triunfalista de que la derrotada propuesta del presidente Chávez es un triunfo de la oposición. Todavía no se ha elaborado una propuesta unificadora, una propuesta que sea garantía para los sectores sociales de que el país será reorganizado en beneficio de todos y eso es algo imprescindible para que exista “la oposición”. Es preciso unificar a los demócratas, que con su larga indiferencia cultivaron el chavismo, con los que fueron atemorizados por la verborrea atropelladora del líder y los olvidados de todos los gobiernos llamados democráticos. Es precisa una propuesta que garantice la participación de todos.

La urgencia de una propuesta designa a Venezuela como el lugar idóneo para su elaboración y lanzamiento, aunque debe ser una propuesta rectificadora de alcance global, ya que todas las democracias padecen, con diferentes niveles de gravedad, de las distorsiones responsables de la delirante situación actual, incluyendo la democracia norteamericana.

Los intereses de las naciones han sido sustituidos por los intereses de los partidos en lo político y por los intereses de grupos auto privilegiados en lo económico, creándose escenarios de muchas privaciones para las grandes mayorías y además, laceradas con la indefensión por la falta de representantes leales.

A mi humilde entender la sobre valorización del tener sobre el ser y la profesionalización de la carrera política, han producido una aberración en los roles de contrapeso que deben existir en un sistema democrático, no solo de contrapeso entre los poderes instituidos, que es borrado por las lealtades partidarias, sino el balance entre los diferentes sectores de la sociedad para producir la paz y la estabilidad social necesaria para el trabajo y la producción. Cuando alguien decide hacer carrera política, será exitoso en la medida que produzca su propio patrimonio y además logre el apoyo necesario para escalar posiciones, dentro de ese apoyo es muy importante el financiero que nunca olvida los golpes recibidos, como es característico en los votantes, por lo que todos servirán, clara o veladamente, a los grupos poderosos endrogados por la avaricia y terminaran asimilando sus arquetipos de éxito, abandonando a aquellos que no pueden pagar campañas y cabilderos.

Pero como no es posible evitar que la dedicación de vida a una actividad, en este caso la política, se vuelva una profesión que brinde beneficios a los que la ejercen, si es factible que la nación, de alguna forma organizada fuera de los partidos, escoja y elija sus representantes dentro de ellos mismos y no dentro de los profesionales y auto proclamados candidatos políticos, obteniendo así que la sociedad controle a los demás poderes desde los organismos legislativos. En el caso de Venezuela, quizás se hubieran podido evitar los desmanes de los partidos de antes y hoy los del chavismo reaccionario. Es preciso restituir el poder ciudadano, diferente del poder popular que es ejercido por vanguardias tan avariciosas como el poder ejercido desde los aposentos empresariales.

Los políticos en el gobierno y la sociedad en el congreso representan el poder ciudadano.

Víctor Ml. Caamaño

lunes, septiembre 24, 2007

Yo, Alcalde de...,




.



Yo, alcalde de la ciudad de Tres Puntos, he decidido hablar sobre el conflicto creado por los recortes presupuestarios. Me propongo hablar dándome el lujo de ser franco por mi decisión previa de retirarme. Mis colegas hacen poco ruido, dadas las posibilidades de perder sus posiciones si no son reelectos.

He leído varios trabajos donde se dice, con toda la razón, que cuando el dinero entraba a borbotones nosotros nos aprovechamos y ahora que se redujeron las entradas queremos cargarle al pueblo el sacrificio y se hace necesario poner las cosas en la perspectiva normal, aunque no sé si es la correcta.

Cuando las propiedades subían de precio, los ciudadanos estaban felices porque sus inmuebles comprados a un precio X, ahora valían 3X, y nosotros igual que ustedes nos alegrábamos de los beneficios obtenidos sin ningún esfuerzo. Ni los funcionarios electos, ni la burocracia, como tampoco los ciudadanos, pensamos que por primera vez pudieran descender los precios y por eso ustedes, las financieras y los bancos, optaron por jugar a la especulación, otorgando y aceptando prestamos complicados y sin las necesarias garantías, creando así la situación que hoy todos lamentamos.

Es cierto que promoví el aumento de mi salario y yo pregunto, ¿Quién de ustedes cree que su salario en justicia paga sus esfuerzos? ¿No es natural comparar nuestro salario, no con los que ganan menos, sino con los que ganan más y tratar de igualarlo? Cuando el dinero sobraba, suministrándose los servicios habituales, ¿no era el momento idóneo para revisar los salarios e igualar los beneficios oficiales a niveles similares a los de nuestros iguales? ¿No lo hubieran hecho ustedes si hubieran tenido oportunidad? ¿Alguno de ustedes reduciría su propio salario?

Es también cierto que bajo nuestras administraciones se han producido irregularidades, pero es que solo el ojo del amo engorda al caballo y ustedes, como dueños y dolientes, han abandonado toda la responsabilidad en nuestras manos, sin siquiera asistir muchas veces a las reuniones que convocamos.

Hoy se reclama reducir los gobiernos, que dejemos sin trabajo a muchos de nuestros amigos y colaboradores, muchas veces relaciones ya familiares de años y eso es mucho pedirnos, porque todos nos hemos ayudado y apoyado, unos a otros sentimos agradecimiento, aunque también es cierto que se necesita optimizar las estructuras administrativas, urge realizar una re ingeniería que sirva para reformular nuestros gobiernos, pero nosotros no estamos en capacidad de hacerlo y tampoco se puede contratar a una empresa privada que disponga a su criterio de las estructuras administrativas oficiales.

La única solución que veo, es integrar las universidades, sedes del saber y la ciencia, para que como instituciones multidisciplinarías realicen los estudios y las evaluaciones necesarias y posteriormente presenten a la ciudadanía las correcciones para reconformar el tamaño y los costos de nuestras instituciones de gobierno.

Esa solución debe ser meditada por toda la ciudadanía, porque implicará también cambios en las formas de accionar de la sociedad, nadie puede pedir a otro lo que no está dispuesto a dar y la mayoría estamos siguiendo los mismos patrones de conducta con los mismos valores. ¿Nos revisamos?
(Ver "No hay de donde")

Víctor Ml. Caamaño

lunes, agosto 20, 2007

Oídos Sordos

Publicado en 08/25/07 en
y en 08/24/07 en
Tit. Ciudadanos, no aristócratas
Entiendo que las vías interestatales como la I 95 no deben ser gravadas con peajes, pero no es ese el problema, como tampoco a donde terminarán dichos fondos, si en el retiro millonario de quien o en el aumento de salario sorpresivo de cual funcionario, el problema es que ya no se puede seguir sangrando la economía de la población.

No se trata de que sea por el impuesto a la propiedad, el impuesto a las ventas o al libre transito, el problema es que ya no existe más dinero ni sobrante ni disponible en las manos de la población y los funcionarios no quieren entenderlo o no les importa.

Cuando muchos funcionarios son seleccionados consideran que su naturaleza humana cambió para siempre y que son merecedores de un estilo de vida aristocrático, con su pequeña corte y muchos privilegios y no terminan de entender que vivimos en una República donde todos somos iguales y no en una monarquía de irritantes privilegios. (ver candidatos o representantes)

Necesitamos ciudadanos en los puestos públicos, no aristócratas.

Víctor Ml. Caamaño

domingo, agosto 05, 2007

Promesas Políticas

.

Las promesas de campaña fracasaron, los seguros no solo no rebajaron sus precios, los aumentaron; el impuesto a la propiedad, si pudiera ser reducido lo pagaran los ciudadanos y no niego la intención de la legislatura de evitar que la economía del Estado colapse, pero fracasaron y debemos buscar las razones desde diferentes perspectivas y dos de ellas son: el factor humano y la moda económica.

1 – Es sabido que los funcionarios electos en general, se representan a si mismos y defienden los intereses mas convenientes para sus carreras, negarlo no cambiará esa realidad. Al convertir la actividad política en una carrera profesional, los políticos se distanciaron de los ciudadanos y sus intereses. Escogemos entre autoproclamados candidatos que no es igual que nombrar representantes, el candidato determina el puesto más conveniente para aspirar en cada momento y se vende, como cualquier otro profesional, para conquistar clientes, pacientes o votantes, pero cuida de no perjudicar a quienes sufragarán sus futuras campañas y, “no se puede servir a dos señores a la vez”. Solución: debemos encontrar la forma para postular representantes evitando escoger entre candidatos.

El estilo gerencial vertical fue superado ya en la empresa privada moderna, el gerente aceptó que, sin importar su formación, nunca lo puede saber todo y mucho menos decidir unilateralmente el mejor camino a seguir, el político no ha llegado ahí. El político, sin importar ideología, cree que sabe mejor que todos como deben ser solucionados los problemas, basa su liderazgo en esa premisa y minimiza así la cooperación para estudiar y proponer soluciones. Solución: debemos constituir comisiones de ciudadanos, técnicos y de universidades, para buscar soluciones que sean llevadas a discusión en las instancias adecuadas del gobierno, el problema es que debemos ejercer como ciudadanos y en eso no queremos invertir tiempo.

2- Al terminar la guerra fría se empezó el lento desmantelamiento de la política del “New Deal” tendente a lograr condiciones de bienestar para todos, y la avaricia ciega y destructiva sustituyó la ambición previsora y constructiva. Calcular los costos de una mercancía o servicio y agregarle un beneficio del 50% fue sustituido por colocar el máximo precio que el mercado pudiera tolerar para beneficio de las cortes ejecutivas. La manutención de esas fastuosas cortes implica succionar la mayor cantidad de recursos posibles, reduciendo la capacidad económica de la población que unida a la creciente corrupción, la inflación y a los reajuste de programas gubernamentales, para derogar impuestos que constreñían la ostentación en esas mismas cortes, produjeron la situación actual de terrorismo financiero. Los gobiernos compiten con esas cortes, los ciudadanos las pagan todas y son demasiadas. No comprendo cómo no pueden entender que esta dirección nos lleva a una quiebra generalizada que afectará todo el mercado, a menos que sea ese el plan para luego comprar, a precio de vacas flacas, las propiedades hoy ajenas a los cortesanos, si eso fuera cierto es una muy arriesgada manipulación . Solución: ¿podremos vencer los pecados de soberbia y avaricia? ¿Renunciaremos a Satanás y sus pompas, a la vanidad e indolencia?

Víctor Ml. Caamaño

domingo, julio 22, 2007

La Organización de Estados Americanos





Publicado el 30/7/07 en
El Nuevo Herald y Tit.
¿Se justifica la OEA?




En julio 20 y en la sección de cartas en El Nuevo Herald, el periodista peruano José Andreu cuestiona en “Inacción de la OEA”, la inmovilidad del organismo y de su Secretario Gral., refiriéndose a la delicada situación que vive el sur continental y termina preguntando: ¿Cómo rescatar a la democracia si propone (Insulza) prácticamente la política del ``dejar hacer, dejar pasar''?

Quisiera ahondar más en ese tema: la OEA ha sido, en la mayoría de las veces, la pasarela para los dictadores lucir sus trajes de gala, para discursos atorrantes que justificaron todas las ignominias contra los latinoamericanos. La verdad debe ser dicha, si las dictaduras fueron bienvenidas siempre, ¿por qué hoy debe ser diferente?

Sin ideologizar el asunto, la función velada de esa organización fue la de servir de armazón jurídico a la doctrina Monroe: “América para los americanos”. De esa forma se evitaba que los gobiernos poco amigables, opinaran en los asuntos internos del área de influencia Norteamericana. Fue una forma de demarcación política continental, pero esa doctrina fue enterrada cuando la mayoría de los americanos empezaron a ser hispanos.

Tampoco sirvió la OEA para evitar nuestros conflictos vecinales, ni para fortalecer el desarrollo del sur y en consecuencia la democracia, o para desarticular la corrupción que nos destruye y que produce los gobiernos que hoy nos asustan.

Si la Organización de Estados Americanos no sirve para nadie, ha llegado la hora de liquidarla, por lo menos nos ahorramos una costosa estructura internacional que nunca conoció la moral y mucho menos la justicia.

La OEA no se justifica.

Víctor Ml. Caamaño

domingo, enero 28, 2007

¿Otra Edad Media?

.




La Edad Media, conocida como la era del oscurantismo, fue funesta por el temor y la represión que impuso a aquellos que se atrevieron a pensar. Hubieron grandes pensadores y científicos, pero el poder fue ejercido por la ignorancia. La ignorancia ha sido siempre identificada como el peor mal y lo peor ocurre cuando la ignorancia queda con el control de los países. El ignorante es arrogante por creer que lo que sabe lo es todo y por eso no pregunta ni se asesora y tampoco aprende. Como lo sabe “todo”, los demás son descalificados y posiblemente perseguidos por sus ideas, oscurantismo.

En el nuevo mundo se desarrollaron dos experiencias radicalmente distintas y me refiero a la colonización de Norte América vs. la conquista de Sur América. El colonizador llegó con la idea de establecerse y construir, de organizarse para lograr seguridad y bienestar; el conquistador solo trajo en el alma la codicia que motivó la depredación y el pillaje. Las diferencias que hasta ahora vemos entre el norte y el sur, empezaron allá.

Sin embargo, con diferentes niveles, Sur y Norte tuvieron un punto en común y fue el mantener el grueso de la población alejados del saber crítico, manera de facilitar su dominio y que funcionó por mucho tiempo, el problema grave hoy es que las masas que mantuvieron ignorantes están llevando ignorantes a los gobiernos y eso augura una vuelta al pasado en otro nivel de desarrollo técnico que lo hace más peligroso.

¿Cómo explicarles a los Evos bolivianos, que “socialismo” no es el nombre moderno de un dios justiciero de los Andes, quien los librará del demonio que los ha atormentado por casi 5 siglos? El demonio del desprecio, del abuso de nacer condenados a la ignorancia y a existir sin ser. ¿Cómo informarles que la madre del socialismo renunció a él al reconocerlo inútil y contranatural?

¿Cómo decirle a los Chávez venezolanos, que el soñar saltar las leyes de la evolución mediante una re-evolución, fue una fantasía pretenciosa de algunos humanos que creyeron, que por darle más calor al huevo se aceleraba el nacimiento, cuando solo se cocinaba al polluelo? Que aunque podemos mover las manecillas del reloj a voluntad, no podemos cambiar el transcurrir del tiempo, que ya fue demostrado que la revolución no puede existir. Que la naturaleza dictó las leyes de la evolución y todavía no tenemos los conocimientos o la sabiduría para cambiarlas y esto no implica aprobar la inaceptable condición actual de los pobres, sino buscar otra solución.

¿Cómo lograr que este grande crisol de las razas que es EUA, vuelva a entender que solo sobre la verdad se puede construir? Que nada resultante de una falsedad puede parir cosas buenas, llámese guerra, empresa o imágenes personales. Que la multiplicación de cortes aristocráticas está desestabilizando el planeta y que el hambre de los bárbaros exteriores los traerá acá imparablemente. Que la soberbia produce humillación siempre y que si la mentira pudiera generar cosas buenas, el Mal pudiera ser bueno a veces y el Bien pudiera resultar malo.

Y si es difícil que acepten cosas tan sencillas ¿Podrán los mahometanos entender que el universo es mucho más de lo que puedan contener todos los libros sagrados juntos?, porque de un libro contenerlo todo contendría a Dios y obviamente no puede ser, por lo que es preciso no tomar literalmente ningún libro inspirado.

En todas partes existen muchas personas que entienden esto, pero hoy en pocos sitios y con tendencia a decrecer, están donde se toman las decisiones por lo que la realidad pudiera desarrollarse con un alto potencial destructivo.

Si no logramos revertir la tendencia al dominio de la ignorancia, no solo arribaremos a una nueva Edad Media, sino que la violencia probable nos puede retrotraer a la prehistoria humana. Los que creemos en el futuro, con la humanidad incluida, debemos hacer algo ya.

domingo, octubre 29, 2006

Responsabilidad del votante

.

Funcionarios corrompidos, representantes de caracteres defectuosos solo explicables en personalidades inmaduras, viciosos y abusadores, los que usan el dinero común para beneficio propio y de su grupo, manipuladores hábiles en el engaño y el silencio, alcaldes reelectos en plenos procesos por corrupción y la lista pudiera crecer hasta el tope o el fondo, dependiendo desde la posición que nos encontremos.

Pero no quisiera hablar de las manzanas podridas, quiero reflexionar sobre la responsabilidad de los votantes.

No creo que exista culpa por ser inmaduro, tampoco puedo asegurar que las debilidades éticas no se originan en una deficiente educación moral o si por el contrario es la decisión de quienes a conciencia tomaron bando moral, lo que si me atrevo a asegurar es que nunca afloran de sorpresa como los ataques de apendicitis. Los arrebatos de ira y soberbia se manifestaron antes, se deben haber manifestado siempre y la salida del closet moral se lleva a cabo lentamente, con pequeñeces primero hasta las grandes cosas que por momentos pueden darle brillo hasta las heces fecales.

Ahora bien, estos mentirosos y energúmenos no llegaron solos a sus posiciones, nosotros los pusimos ahí, entonces existe una culpa moral que nos corresponde por las acciones negativas de aquellos a quienes votamos y esa responsabilidad, supuesta en los votantes, debe llevarnos a la crítica de lo que se hace mal mucho antes que la esperada de los contrarios, la interna es más eficaz y le salva la cara al grupo o partido. No es suficiente callarnos y dejar de defender al malvado, porque en nuestro voto hubo un compromiso y una corresponsabilidad moral y de no emitir nuestra critica condenatoria estaríamos siendo cómplices y responsables del mal, estaríamos vendiendo nuestras conciencias ya sea para no tener problemas, o por si de alguna manera ese oscuro personaje nos pudiera favorecer y eso implica que ejercimos nuestro voto con agendas impropias, deshonestas, agendas diferentes a las que lealmente debimos promover y si es así no entendemos lo que ejercer y defender la democracia significa.

Siempre podemos alegar ignorancia sobre las cualidades ocultas de los candidatos, pero siempre debe haber quienes lo conocen y los promueven, escondiendo a sabiendas los defectos o deficiencias de sus promovidos y esos tienen mucho más responsabilidad en los hechos resultantes ya que eran concientes de las maldades y debilidades.

Tiene que haber una reprobación de la sociedad para todos y cada uno del equipo de campaña de un funcionario censurable porque todos mintieron y montaron la farsa social, todos son culpables y deben de alguna manera ser condenados por el daño causado.

A la hora de votar, pensemos en el bien del pueblo o comunidad que elige y no en nuestras agendas personales. Así se hace democracia.

martes, noviembre 15, 2005

Candidatos o Representantes



Las continuas y abusivas alzas de la factura de FPL y de los seguros, sin que nadie diga: “esta boca es mía”, demuestra que no tenemos representantes que nos defiendan.

Han habido candidatos que se proponen ellos mismos, porque desean hacer carrera política, y nosotros escogemos entre ellos y después ellos demuestran que para hacer carrera política no se puede enfrentar los grandes intereses y nos olvidan.

Deberíamos comenzar a pensar en nombrar representantes, proponerlos nosotros mismos para que ellos después se sientan comprometidos con nosotros los electores y no con la “carrera política”.

Seleccionemos a aquellos que han demostrado ser solidarios con la sociedad, aquellos que han demostrado ser accesibles a los ciudadanos, los que han realizado buenos papeles en el servicio a la sociedad. Seleccionemos a aquellos que ya sabemos como piensan por que lo han escrito y elijámoslos.

Necesitamos REPRESENTANTES, no CANDIDATOS.