El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

Mostrando entradas con la etiqueta corrupción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta corrupción. Mostrar todas las entradas

sábado, abril 28, 2018

Corrupción Socializada



Siempre existieron corruptos, individuos que por diferentes motivos interiores  eran delincuentes y tanto el ladrón, el ratero o el usurero hacían cualquier cosa para obtener riquezas sin dar nada a cambio, pero la sociedad corrupta es un fenómeno moderno y hay que establecer las diferencias entre la peste y la enfermedad. ¿Cómo la enfermedad se convirtió en peste?

Regresemos a la decadencia del sistema monárquico. Para lograr una visión social debemos dejar establecido que la población se dividía en nobles y plebeyos, entre estos últimos se encontraban los ricos, los vasallos, campesinos, artesanos, artistas, soldados y jornaleros, igualados todos por el desprecio de la nobleza que lo justificaban en la ausencia de modales y refinamientos de la población.  Esa desagradable situación produjo dos respuestas en el cuerpo social:
  • Aquellos que habían acumulado cierta fortuna medrando a la sombra del rey y sus funcionarios, cortesanos quienes ostentaban un nivel de vida superior a la media, comenzaron a separarse del concepto de plebeyos (pueblo) para tratar de parecer aristócratas, ungirse como la nueva realeza sin fundamentos de sangre, solo basados en lo que poseían y he aquí una significativa diferencia, el noble vivía en el lujo por ser parte de la clase gobernante pero su identidad y dignidad no eran proporcionada por sus riquezas sino por su posición social, en el rico su identidad y su supuesta dignidad dependían exclusivamente de sus riquezas y por ello esa riqueza fue más importante que nada y en esa perspectiva todo se justificaba para mantener y acrecentar “la dignidad”. En ese punto la corrupción afectaba a algunos, los otros se buscaban su bienestar mediante sus talentos y habilidades para aprovechar las oportunidades, cumpliendo así la ley de Darwin en la selección del mejor.
  • Otra respuesta al desprecio de la realeza fue estudiar y cultivar una cultura ajena a los aristócratas en general. Enrostrarle su ignorancia a los finos y amanerados aristócratas se convirtió en un deporte que producía chistes y un gran placer, nacía un nuevo tipo de superioridad, la que ofrecía el conocimiento. Comenzó el periodo llamado de La Ilustración, movimiento que reafirmaba el poder de la razón y ese orgullo esclarecedor se convirtió en la soberbia que obnubila y crearon una nueva religión en función de la ciencia sapientísima e infalible. Pero esa corriente de pensamiento asumió como una realidad la aberración social creada por los ricos y su diferenciación en función de la riqueza y en vez de plantear una rectificación en beneficio de la recién nacida sociedad humana, la confirman modificando el concepto de diferencia social, no ya basada en el saber como había sido, sino en función de su posición en los medios de producción cuya figura visual eran las diferencias económicas. La ciencia infalible santificó la división entre ricos y pobres, y de la misma forma en que los ricos odiaban y a la vez envidiaban a la aristocracia, se sembró igual sentimiento en el sector menos capacitado para progresar y por tanto en el más pobre, el mismo rechazo e igual envidia, a pesar que los ricos surgieron de los mismos plebeyos ya que no eran una especie diferente.
  • Debemos agregar algo muy importante, el judaísmo y sus hijos no deseados, el cristianismo y el islam, veían la riqueza como una bendición divina y tenemos un cuadro bastante completo de la idiosincrasia social.
Se creó la imagen del éxito en el tener en vez del ser (To be or not to be), de expropiar en vez de  capacitarse para crear riqueza y bienestar como era lo correcto, olvidamos la sabiduría popular que decía "no le des pescados, enséñales a pescar" y oportunistamente se transmitió la falsa idea de que la culpa de la pobreza era de los que sabían producir y no de la incapacidad de adaptación y falta de preparación de los más. La pobreza pasó a ser la bandera justiciera y comenzó la lucha para  crear la igualdad  de derechos entre ricos y pobres potencializando la gran aberración histórica ahora bendecida por el nuevo y el antiguo Dios. 

Toda esa problemática cruzo al aspecto político y los hijos de machepa en su ignorancia creen tener los mismo derechos a gobernar que los capacitados, el albañil quiere construir igual que el ingeniero y actualmente, por su número, los ignorantes están tomando el poder para adquirir dignidad y riquezas sin producirla y llegamos a la situación en que nos encontramos, la corrupción fue socializada, los sistemas productivos están siendo destrozados y la ignorancia en el poder augura una nueva edad media, un nuevo oscurantismo mucho más peligroso dada la tecnología actual.

Hemos arribado a una grave situación donde se ha conformado una pinza que destruye nuestra sociedad,  por un lado una élite dominante que se cree posthumana dueña absoluta del futuro y por otra parte un sector que por su ignorancia también coopera en destruir el ente social en su hambre de riquezas y supuestas dignidades. La sociedad ha sido corrompida.

domingo, octubre 25, 2009

Megaproyectos

Publicado en:
El Nuevo Herald
Calle Ocho

En los últimos años han florecido los megaproyectos en todas las latitudes, sin consideración de la situación económica de las poblaciones hipotecadas en ellos, sus deseos y necesidades, el gran Miami no es una excepción.


En el libro: “¿en que estamos fallando?” escrito por Jorge Riechmann, se exponen algunos criterios sobre experiencias similares en otros países y por ser de interés local reproduzco.


Ecuación de los megaproyectos:

  1. Subestimación de costes
  2. Sobreestimación de ingresos
  3. Subestimación de impactos ambientales
  4. Sobreestimación de impacto sobre el desarrollo económico
  5. Resultado: Aprobación del proyecto.

 Características de las decisiones autoritarias o indicadores del deterioro de la calidad de la democracia:

  1.  Utilización de argumentos falsos o erróneos que no se corrigen.
  2. Imposición de una única solución sin diagnostico públicamente debatido y aceptado sobre cual es el problema.
  3. Declaración fraudulenta del “interés público”.
  4. Se ignoran alternativas menos costosas, tanto en términos monetarios como ambientales y sociales.
  5. Inexistencia de debate público argumentado y razonado con participación de los promotores del proyecto.
  6. Violación impune de la legislación ambiental.
  7. Ocultación de información clave por parte de los gobiernos.
  8. Coacción de los gobiernos sobre los técnicos, para que minimicen o descarten la existencia de impactos ambientales o de opciones alternativas.
  9. Frecuente connivencia de intereses económicos entre los políticos que toman las decisiones y las empresas constructoras de las infraestructuras propuestas.
  10. Despilfarro de fondos públicos al financiarse infraestructuras que no son necesarias.

No creo necesario agregar nada más.

Víctor Ml. Caamaño

lunes, junio 01, 2009

Indiferencia ciudadana

Publicado en:
Calle Ocho

Siempre se escuchan críticas por el indecoroso manejo del dinero por parte de los gobiernos en todas partes, últimamente las denuncias han proliferado en Miami sin que produzcan ninguna reacción de parte de la población y quisiera exponer algunas razones de esa indiferencia.

La primera es el endiosamiento de la individualidad. La individualidad, condición necesaria para diferenciarnos de los animales y convertirnos en humanos, ha sido elevada a la categoría de culto para generar el individualismo. El individualismo no es lo mismo para una persona acaudalada que para el resto de la población. El afortunado se basta con sus recursos para lograr las condiciones que lo favorecen, al asalariado no, como no tiene recursos para impulsar las situaciones que lo favorecen o defienden necesitan de las uniones, sindicatos o agrupaciones y el individualismo implica aislamiento e indiferencia con relación a sus iguales. Esa indiferencia cobija males tales como el despilfarro del dinero común.

Otra de las causas que neutraliza las reacciones que pudieran controlar la corrupción es la ideología. Los que se benefician del poder, sean de derechas o izquierdas, han logrado dividir a los pueblos por medio de las luchas ideológicas para ellos vivir como reyes. Han logrado generar una lealtad mayor a las ideologías que a los intereses propios y al dividir han anulado las posibilidades para que los pueblos se defiendan de ellos mismos. La mitad calla todas las cochinadas que se realizan desde el poder para no “perjudicar” a “sus” correligionarios y los opuestos no son escuchados ya que son considerados como enemigos, no como contrarios. El resultado es la inmovilidad que favorece a los gobernantes.

La tercera causa es muy propia de los latinoamericanos. Cuando aconteció la Conquista imperaba en España una situación de amplia corrupción administrativa, existía un divorcio entre los intereses de la población y los de la corona, adueñarse de los recursos de la corona fue algo natural de parte de sus servidores y esa actitud ha sido nuestra herencia cultural. Pero esa visión no es lo peor de nuestra herencia, existe algo mucho más dañino y destructivo que el afán desmedido de lucro que se manifiesta en nuestros políticos, lo peor de esa herencia es la visión de la ciudadanía sobre a quien se le roba el dinero. Antes era a la corona española y no le dolía a nadie, ahora es al Estado que la sustituyó y tan poco duele.

Todos permanecen indiferentes ante la malversación descarada sin saber que todo ese dinero nos pertenece a nosotros mismos, que es a nosotros a quienes roban. Eso propicia la libertad para disponer de lo que no tiene dueño ni doliente.

Estas son razones para que no exista una respuesta ciudadana contra la corrupción.

Víctor Ml. Caamaño
Su opinión es necesaria

domingo, marzo 22, 2009

Sobre las drogas y su legalización

.


Lo primero que quiero decir es que viví con una persona adicta y nadie puede contarme nada sobre esa maldición.

Las drogas son una tragedia que desde hace mucho tiempo nos atacan, arruinando moral y físicamente a muchos de los incautos que incursionan en esa otra forma de evasión de la realidad, acercándolos al mundo de la enajenación con todas sus consecuencias.

Mi último recuerdo de presupuesto para la guerra contra las drogas fue de 17 mil millones sin resultados y no incluye el presupuesto de las cárceles. Hubieran podido comprar la producción completa a precio de campo por varios años y enviarla hasta el sol y sobraba dinero.

Existen otras adicciones que no son químicas, el aparentar falso éxito y exagerada opulencia es otra adicción que ha sumido a todo el planeta en la actual crisis y nadie habla de ella. Sería interesante evaluar si la adicción a las drogas químicas produce más hechos delictivos que la adicción a aparentar riquezas, a lucir exitosos.

Sin embargo, a mi juicio, el peor daño que ocasionan las drogas es el colocar en los peores elementos de la sociedad el poder que otorga el dinero, poder que hoy sostiene una cruenta guerra en Colombia y se encuentra realizando ejercicios de calentamiento contra el gobierno mexicano. El tráfico de drogas ha corrompido las estructuras militares y de gobierno en muchos países y ha creado un estereotipo del éxito que satisface la anterior adicción de aparentar, formando un nudo simbiótico, una adicción satisface la otra. En el caso de las drogas, lo que origina el poder que nos amenaza, es el resultado de la guerra contra las drogas planteada bajo una estrategia de prohibición, a espalda del éxito obtenido educativamente contra el tabaquismo y al fracaso demostrado por la Ley Seca del siglo pasado. Muy pocos se aventuran a analizar la actual estrategia basados en los resultados obtenidos, ya que se enfrentarían a todos los que viven del tráfico y la persecución de éste y ambos representan mucho peligro.

Las drogas siguen vendiéndose y aumentando sus variedades en oferta, mantenemos una población de prisioneros originados en el tráfico y uso de estupefacientes muy alta, se está fichando delictivamente gran parte de nuestra juventud y lo que es peor, se le está induciendo a ver la legalidad como capricho gubernamental y la ilegalidad como alternativa inocente o normal, los resultados serán patéticos.

Sí la medicina es cara, amarga y no funciona ¿porqué hay que seguir tomándola? ¿Terquedad o beneficios? 17 mil millones gastados en educación y rehabilitación prometen un final, la persecución del ave fénix será eterna.

Víctor Ml. Caamaño
Tu opinión es importante, compártela

jueves, octubre 16, 2008

La crisis de la administración

Publicado en:
Calle Ocho

En el siglo pasado florecieron las empresas constituidas mediante la venta pública de acciones, fue la manera de captar capital directamente desde la población. Las empresas dejaron de ser familiares y por tanto hubo que seleccionar un reducido grupo de accionistas para constituir la dirección corporativa, así nacieron los consejos de administración (CEOs en inglés). Esos selectos socios asumían la representación de todo el universo de accionistas y sus intereses. Así debió ser.

Los consejos administrativos terminaron contraponiendo sus intereses personales a los intereses de los inversionistas y por supuesto, ellos tenían el poder, eran jueces y partes a la vez. Conocí consejos administrativos donde decidían cuanto debían ganar los verdaderos dueños de la empresa, el resto se repartía como bonificaciones para los miembros y algunos allegados, todo previo a la asamblea general anual. Los consejos, aunque legales, se volvieron ilegítimos al negar la intención básica que instituyo sus funciones, lo mismo ha pasado con los diferentes gobiernos, asociaciones de condominios, etc., todos los organismos de dirección han abandonado a quienes debían representar y esto es un problema a solucionar.

Es ese mecanismo que permite el asalto a las corporaciones por los consejos de administración, corregir esa situación es muy difícil por tratarse de empresas privadas, pero sería muy positivo la creación de un índice que refleje una relación entre los beneficios pagados al capital y los gastos y bonificaciones de sus administradores, estoy seguro que para atraer nuevos inversionistas ese índice se racionalizaría enormemente, lo demás es trabajo para los accionistas quienes necesitan poder controlar las bonificaciones y privilegios de sus Consejos Administrativos.

Algo que también debía ser revisado es que, para fines de impuestos, la compra de un avión de lujo es aceptado igual que el gasto en la compra de otro camión de trabajo, pero los lujos no son necesarios para la producción y por lo tanto, deberían considerarse como parte del beneficio y no de los gastos, como hasta ahora se han considerados.

Estos elementos han comenzado a erosionar la confianza de los inversionistas y deseo que conste que los inversionistas son los únicos en el mercado para los que la confianza es un valor funcional, en el resto del mercado solo existe la falta de dinero para gastar, nunca la falta de confianza, respetémonos por favor.

Víctor Ml. Caamaño

Tu opinión es importante

domingo, julio 15, 2007

La corrupción y el éxito

.

Hemos visto con admiración y respeto la firmeza de la fiscalía federal de Florida contra el fraude y la creciente corrupción. Es necesario reconocer la valerosa ayuda de los reportajes investigativos contra ese flagelo, pero eso no es suficiente si los que vivimos aquí no ayudamos a combatir el mal que nos empobrece, arruinándonos como pueblo, robándonos e irrespetándonos como personas. La corrupción es la peor confabulación contra la democracia, la actividad más funesta para el planeta y sus habitantes, rompe el orden natural del trabajo y su resultado tarando el desarrollo normal de las naciones.

La corrupción beneficia con la excepción que es permitida por los encargados de hacer cumplir las leyes, en favor de un ente comercial o una persona física pero, para que el negocio de la corrupción opere sin crear crisis es imprescindible que los demás cumplan con la ley, pero la metástasis termina infestando e incluyendo a muchos y la crisis se vuelve inevitable. En una larga fila para entrar al teatro, quien rompa el orden para entrar primero obtendrá un beneficio “corrupto”, siempre y cuando los demás permanezcan en fila, cuando muchos traten de entrar sin respetar el orden reinará el caos y nadie con seguridad entrará al teatro, lo mismo sucede cuando la corrupción se generaliza, la sociedad entra en caos y siempre las mayorías resultaran sacrificadas, a alguien hay que robarle el dinero y es mucho más fácil tomarlo de los impuestos que de un asalto a un banco.

Las actitudes que permiten que la corrupción se extienda son: 1- la indiferencia ciudadana, cuya base es el no tener problemas señalándose, displicencia y comodidad o la callada esperanza de que le toque su oportunidad para robar; y 2- el silencio cómplice de las ideologías que son más leales a si mismas que al país que dicen defender.

El origen está en el ubicar el éxito en lo que se tiene y no en lo que se es. En el pasado el orgullo de ser honorable para ser aceptado socialmente era una limitante para no delinquir y cuando se ejecutaba una acción reñida con la sociedad se hacía en secreto, cuando el éxito depende de lo que se puede aparentar todas las limitaciones desaparecen y la sociedad se va en banda. “El cash es lo único que cuenta”.

Si no logramos remover esa falsa premisa de éxito, el narcotráfico continuará, los asaltos, la compraventa de pornografía y prostitución infantil, el robo descarado, la comercialización de la medicina, del sexo, de la educación, de la política, la degeneración de nuestra niñez por el ejemplo que les damos y que los impulsa a delinquir, a matarse y suicidarse demasiado temprano, y en fin, toda la lista de delitos que la avaricia, endrogada con impunidad, es capaz de concebir y cuyos resultados siempre serán amargos para todos los que no sean parte de la piña corrupta, los más.

¿A favor o en contra?

Víctor Ml. Caamaño

viernes, abril 20, 2007

¿Prepara una estafa el Banco Mundial?

Publicado en Abril 23, 2007
en El Nuevo Herald y Tit.
La corrupción y el Banco Mundial.

En abril 16 leímos la noticia de que el Banco Mundial perdía 1.6 billones anualmente en procesos corruptos en los países en desarrollo. ''Recuperar aunque sea una pequeña parte de lo robado va a ayudar a financiar el desarrollo y programas sociales o la ejecución de proyectos de infraestructura'', aseveró Wolfowits.

Me gustaría saber mediante que tipo de contabilidad un banco pierde dinero cuando le roban a un cliente, y más cuando al mismo cliente le siguen cobrando los intereses y el capital. Si se recupera ese dinero no le pertenece al BM, le pertenece a los países en los cuales los políticos, a quienes todos los bancos les ofrecieron los préstamos con muy pocos controles, lo robaron y a esos países deben ser devueltos aplicándolo a la deuda externa del país saqueado. Yo trabajaba en el Banco Central de mi país cuando llegaban las comisiones de los bancos internacionales, para informarles a los políticos que la capacidad de endeudamiento del país no estaba agotada. Ustedes pueden imaginarse el resto.

En el año 2000 un grupo de organizaciones latinoamericanas junto a personalidades civiles, religiosas, catedráticos universitarios, motivados por ¡Basta Ya!, organización latinoamericana anticorrupción que tuve el honor de fundar y presidir, le presentamos a la comunidad bancaria internacional, vía el Banco Mundial precisamente, la propuesta de pagar las deudas externas de los países subdesarrollados con el dinero sucio depositado en las instituciones bancarias. Les presentamos el plan para nosotros lograr, vía la Asamblea General de las Naciones Unidas, que fueran aprobadas las medidas pertinentes, el BM no respondió. Al parecer no le interesaba cobrar la deuda, pero hoy quiere recuperar para sí el dinero que les robaron a otros y volver a prestárselo. ¡Brillante!.

Es posible que lo hagan, últimamente no se puede dudar nada, pero puedo asegurarles que el lavado de esos capitales integrándolos a la institución multilateral no tendrá buenos resultados y de ninguna manera ayudará en las relaciones de USA y los países subdesarrollados.

El dinero robado le pertenece a los que le fueron robados, lo contrario sería una iniquidad.

Víctor Ml. Caamaño

domingo, abril 15, 2007

Asociaciones de condominios

Publicado en Mayo 22, o7
en Diario De Las Americas

El plan contra los fraudes en las asociaciones de condominios, impulsado por Julio Robaina, merece nuestro respaldo como primer paso para evitar los abusos que muchas asociaciones ejercen sobre sus miembros y trabajadores.

No todos los males en estas organizaciones se originan en el fraude, aunque esté presente al igual que en muchísimas instancias gubernamentales, muchos de los tormentos de los residentes se originan en la indefinición de esas organizaciones y en el desconocimiento generalizado, por extranjeros y nativos, sobre conceptos de administración y los compromisos inherentes a la democracia organizativa.

Crecieron silvestres sin que nadie tomara conciencia de que se estaban constituyendo en la segunda organización natural de la sociedad, después de la familia. Nadie les prestó mucha atención, eran asuntos privados en las residencias de ciudadanos, hoy los resultados nefastos que están produciendo en la economía y en la tranquilidad ciudadana, obligan a revisar todos los criterios o la falta de ellos en este tipo de organización social.

La idea generalizada de que cualquiera puede ser un gerente y por tanto un medio de favorecer familiares y allegados, es falsa. La administración es una disciplina que es necesario estudiar en las universidades, la administración no es inventar para tapar huecos y problemas: es planificación científica. Las asociaciones son para servir y hacerle la vida fácil a los residentes, no para generar beneficios y abusos.

El paso de Robaina debe complementarse con estudios y diagnósticos administrativos que pudieran ser realizados por las universidades, como trabajo de campo pre graduación de muchas de sus carreras. Debe aprovecharse la oportunidad para educar a los ciudadanos sobre la democracia y sus métodos, sobre el “american way”. Estas asociaciones pudieran llegar a ser la primera prueba de servicio para los que pretenden servir desde la política.

Es preciso también habilitar alguno de esos juzgados de asuntos de menor cuantía, para dirimir muchas quejas y conflictos originados en esas agrupaciones. Así se pudieran evitar muchas costosas investigaciones policiales antes de que las cosas se compliquen.

En definitiva es necesario crear una institución gobierno – universidades para evaluar, asesorar y educar a los integrantes de esas entidades privadas, porque estas organizaciones adquirirán muy pronto un peso político importante.

Víctor Ml. Caamaño

miércoles, marzo 07, 2007

Cultura de pandillas

Publicado en Marzo 7, o7
en El Nuevo Herald
Tit. La cultura del fraude
Y Marzo 22, 07 en
El Diario Las Américas

La cobertura PIP (seguro para automóvil) está bajo la lupa y sabemos que el resultado elevará su precio, convirtiéndolo de instrumento de protección a dolor de cabezas para una ciudadanía que no puede exprimir más sus presupuestos familiares. Si aprietan mucho la tuerca se correrá el tornillo, ya un tercio de los automóviles circulan sin seguros.

Aducen como causa del problema los fraudes en los cobros que ejecutan los médicos y abogados, así como las reclamaciones fraudulentas por accidentes programados.

Puedo estar equivocado, pero me parece que el fraude es hoy una actividad normal no solo en lo que atañe a muchos médicos y abogados, sino en un cada vez mayor número de actividades y quienes no lo practican lo encubren a cambio de una pretendida tranquilidad, que al final nos perjudica a todos.

La sociedad se está sumergiendo en una cultura de pandillas apoyada en que “el cash es lo único que cuenta”. Estamos destrozando todo el esqueleto cultural y moral que nos ha permitido funcionar y al igual que ningún organismo puede resistir la insaciable voracidad de un cáncer, tampoco la sociedad puede resistir la avaricia desordenada que trata de adueñarse de cualquier recurso existente.

Debemos comprender que mientras el “éxito” esté identificado con el tener y no con el ser, no existirá manera de detener ni la corrupción que destruye la sociedad, ni la contaminación que desorganiza el clima y mucho menos salvar la estructura económica que nos permite subsistir.

Todos y cada uno somos responsables de colocar nuestros intereses particulares sobre los intereses de la manada humana y eso es lo que produce la situación que hoy vivimos y que se deteriora día a día. ¿Seguimos o paramos?

lunes, octubre 16, 2006

El impuesto a la propiedad

Los precios de viviendas se encarecieron muy por encima de lo que la mayoría de los residentes podían pagar y la ley natural de “oferta y demanda” está actuando para corregir la distorsión provocada por la estampida de latinoamericanos que huían de situaciones negativas en sus países y además multiplicado por la inversión especulativa que ficticiamente ayudo a crear la situación que hoy parece haber llegado a su límite.

Ese aumento originado por la especulación trajo consecuencias, incrementando los seguros y por supuesto el impuesto a la propiedad, estos elementos hoy conspiran contra la estabilidad financiera en general y en especial la de los ancianos que viven de un retiro fijo hoy reducido por la disminución presupuestaria en los planes de ayuda oficial.

Usar los precios de las viviendas incrementados por la especulación para fines de impuestos convierte al Estado en especulador también y eso es inaceptable por ser pernicioso para la economía y el futuro de la comunidad. Es necesario transformar el método de valorizar las casas para fines de impuesto de forma que no actúe como creador de zozobra familiar y de sacrificio oneroso para todos y en especial para los más necesitados.

Sería positivo volver a los valores generados por la lógica natural: una residencia situada en un lugar donde no existen carreteras, servicios de agua, electricidad, recogida de basura, policía, etc., tiene un precio muy inferior a la misma situada donde ya existe la infraestructura de servicios creada por el Estado y ese debe ser uno de los criterios para calcular el valor de una propiedad con fines de imposición legal. El mantenimiento de las calles y sus señalizaciones para transito y parqueos, los servicios disponibles y sus costos, la más o menos seguridad que el servicio de policía brinda a la ciudadanía, etc., deben ser criterios para valorizar la propiedad, de esa forma el aumento de los impuestos se haría como un premio al servicio que las autoridades brindan a la ciudadanía y por supuesto, la transparencia administrativa que garantice el combate a la corrupción debe ser uno de los principales elementos. No es justo incrementar los impuestos de los más necesitados para beneficio corrupto de los que ya lo tienen todo y peor aun basado en la especulación.

Hoy por ti, mañana por mí
.

lunes, marzo 13, 2006

A Miami Beach City




En Miami Beach han colocado reservadamente unos pequeños letreros como anexos a los existentes de parqueo no permitido y dicen “TOW – AWAY ZONE”.

Anteriormente cuando alguien violaba ese reglamente se le daba un ticket de $28.00 y se tenía un lapso de tiempo para pagarlo o para ejercer el derecho de ser escuchado por un juez. El dinero de la violación entraba a las arcas del gobierno correspondiente para servicios sociales.

Al colocar esos letreritos se han autorizado a los negocios privados de grúas a remolcar el vehiculo y esa acción le cuesta inmediatamente por lo menos $174.00 al dueño del vehículo para recuperarlo o continúa elevándose, según un recibo en mi poder.

En primer lugar, me parece abusiva la suma, ya que pudiera desequilibrar el presupuesto familiar de un honesto trabajador que cometió la infracción, y ese desequilibrio en grandes cantidades afecta la economía local con un efecto multiplicador y nefasto.

En segundo lugar, me parece que cuando alguien privado se beneficia de una violación a la ley es un acto de corrupción, y esto debe ser corregido cuanto antes porque pudiera corromper desde el servidor encargado de imponer la multa, hasta las autoridades que otorgan la licencia para operar una empresa de grúas.

Nunca es demasiado el celo por la ley y la transparencia.