El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

lunes, abril 24, 2006

Reevaluemos las Asociaciones de Propietarios

.
Con la construcción comercial de grandes edificios y planificadas urbanizaciones, comenzaron a aparecer las asociaciones que debían garantizar el mantenimiento de las áreas comunes y sus servicios esenciales. Por tratarse de organizaciones que funcionan en espacios privados, las reglamentaciones gubernamentales son mínimas, poco derecho tiene el Estado para tratar de reglamentar el funcionamiento interno en mi casa y mucho menos en un país que desde su nacimiento ha exhibido como emblema el respeto a la individualidad y a la propiedad privada.

Todas las sociedades son compuestas por individuos, no hay de otra, y nuestra necesidad primera de procrear para mantener la especie nos obligó a formar algún tipo de sociedad entre dos personas y esta fue, es y será nuestra organización natural primera y básica, la familia.

Al salir de nuestra casa encontrábamos vecinos con los que interactuábamos social y comercialmente y con los que hablábamos de los problemas comunes, así creamos los ayuntamientos o municipios en donde todos nos conocíamos y comenzamos a seleccionar nuestros representantes y los individuos que queríamos se dedicaran a tiempo completo para solucionar las necesidades colectivas, y esa fue nuestra segunda organización natural.

Hoy la complejidad de la vida moderna y la rapidez con la que vivimos, ha evitado que tomemos conciencia de que un nuevo paradigma social se está estableciendo como segunda organización natural y éstas son las asociaciones de propietarios. La ceguera, producida por el vértigo existencial en el que nos movemos, nos ha impedido observar el fenómeno y se hace necesario que éste sea evaluado ya que algunas asociaciones han mostrado la capacidad de convertir en una pesadilla lo que debería ser una satisfacción, el tener una casa propia. Ningún organismo Estatal o Federal se encuentra en mayor capacidad de formular situaciones que son percibidas como abusivas por los ciudadanos, como las asociaciones, abusos que se traducen en frustración que genera estrés y violencia social. Si grave es trabajar en un ambiente de desagrado y abuso, mucho peor es vivir en él, y es necesario comenzar a reevaluar esta situación y sus consecuencias.

Estas organizaciones son conformadas por simple propietarios que no necesitan de una determinada formación gerencial y ahí radican muchos de los errores que producen situaciones, algunas veces desesperantes para sus miembros. La confusión, hoy generalizándose, de que los organismos elegidos son para mandar e imponer y no para servir y solucionar, indica que la formación democrática de la población es muy baja y esto nos debe llevar a reevaluar también la mentalidad en estas organizaciones porque, queramos o no, van a adquirir muy pronto un peso político que puede transformar nuestro entorno, si podemos educarlas cívicamente influirán positivamente, de lo contrario agravarán más aún las tendencias estresantes y negativas de esta época.

¿No se deseaba encontrar la forma de transmitir la esencia del sistema americano a los nuevos residentes foráneos o nacidos acá? Creo que en estas organizaciones existe una oportunidad elemental y esta situación debería ser aprovechada por las universidades, como centros del saber, para como práctica de campo o pasantías de sus futuros profesionales y en una selección multidisciplinaria, comenzar una labor de análisis, diagnostico y reingeniería educativa dentro de esas comunidades organizadas.

Se hace necesario romper la no participación ciudadana en los problemas de las pequeñas comunidades así como en los nacionales y ahí podemos comenzar. Se hace necesario revertir la idea de poder e imposición en contra de la conciencia de servir y crear un mundo agradable. No todas las actividades están diseñadas para producir beneficios económicos y esta confusión debe ser aclarada. Existe un potencial inmenso para influir positivamente en la conciencia común y debe ser aprovechado so pena de permitir mayores perjuicios sociales.

La forma de operar de estas organizaciones tienen deficiencias que se repiten constantemente: algunas contratan profesionales en administración y gerencia, pero el desconocimiento colectivo sobre esta disciplina lleva a los consejos de administración a controlar y muchas veces desarticular los planes gerenciales del profesional, frustrándolo y haciendo que abandone las iniciativas que pudieran tener éxito, esa es una de las razones que hace la permanencia de los profesionales muy efímeras.

En otras ocasiones estas organizaciones con falsos criterios sobre la gerencia y sus múltiples mecanismos de control y evaluación, creen que cualquiera puede ser un gerente y nombran a amigos o familiares, acción que generalmente conlleva la rotura del sistema de administración ocasionando distorsiones salariales, falta de experiencia que crean daños muy difíciles de reparar. Cuando la gerencia no es ejercida profesionalmente se convierte en una acción de apagar fuegos, resolver problemas sin planificación e inventar soluciones que muchas veces ya han sido estudiadas y descartadas por los profesionales del ramo.

Es importante fomentar la conciencia de que se debe valorizar la importancia que estas comunidades y sus organizaciones tienen en el resto de las actividades de la sociedad, inclusive es necesario lograr una mejor representatividad incluyendo un representante de los no propietarios o arrendatarios que también son beneficiados o perjudicados por el desempeño de esas organizaciones.

Las posibilidades son muchas y variadas y la necesidad de crear ambientes mucho más sanos y relajantes es una sentida necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario