El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

Mostrando entradas con la etiqueta emigración. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta emigración. Mostrar todas las entradas

domingo, agosto 03, 2014

Crisis migratoria





Cuando se desea resolver un problema, lo fundamental es conocer las causas del problema y me refiero a las causas primeras y reales. Para conocer la realidad es preciso despojarse (y no es fácil) de los conceptos ideológicos ya que las ideologías, todas, no ven la realidad, ven solo sus interpretaciones de la realidad y generalmente no concuerdan.

Se dice, superficialmente hablando, que la miseria en el sur es quien alienta la emigración adulta e infantil y es verdad, pero es una verdad a medias ya que siempre existió pobreza en la región sin crear tsunamis migratorios como ocurre actualmente.

Utilizaré un ejemplo que conozco bien por ser mi país. A principio de los 60’s la colonia dominican en todo EUA se estimaba en aproximadamente 60,000 individuos. Cuando EUA comenzó a ser autosuficiente en la producción de azucar mediante altos subsidios, en 10 años la colonia dominicana, solamente en New York, llegó a 1 millón. La exportación de azúcar era la industria principal de RD. y había colapsado.

Conste que no critico la decisión de cualquier país de ser autosuficiente, mientras menos se dependa del exterior mucho más seguro está, recordemos el embargo petrolero de esos mismos años, pero toda acción conlleva un costo, una consecuencia, es una ley natural y universal: “toda acción genera una reacción igual y en sentido contrario”.

El costo de los subsidios agrícolas será asumido inevitablemente y uno de esos costos, no el único, es la emigración. Si me quitas la forma de vivir en mi casa, tendré que emigrar hacia dónde se fueron los trabajos, recuerde, amigo lector, que cualquier muerte es preferible a la muerte por hambre.

Hay otras consecuencias de la distorsión generada por los subsidios: para que juan compre los zapatos que fabrica Pepe, Pepe tendrá que comprar el azúcar que produce Juan, eso es el comercio y ahí encontramos una de las causas de la disminución de las exportaciones-importaciones que alimentan la crisis económica actual.

Pero existe otra consecuencia mucho más grave: los costosisimos subsidios agrícolas evitan que se desarrolle una agricultura a gran escala en los países que son más eficientes agrícolamente y por tanto la dependencia mundial en la producción de alimentos de los países ricos es grande, si un cambio climático, como está ocurriendo, o la simple desaparición de las abejas que polinizan, como también ocurre actualmente en EUA, traerá la hambruna más grande de todos los tiempos y sabemos sus consecuencias.

Pero volviendo al asunto migratorio, cuando EUA toma la legítima decisión de deportar los delincuentes a sus países de origen, decisión legítima repito, nadie tiene que aceptar la escoria humana de otros países, también crea en estos pequeños países la necesidad de escapar de los peligros que estos delincuentes generan y comienzan a llegar los niños a la frontera.

Cualquier acto diseñado para violentar las leyes naturales tendrá consecuencias y la ley de “oferta y demanda” es una ley natural.

El equilibrio es la condición para que todo el universo, del que somos parte, funcione estable y pacíficamente, respetemoslo, vivamos y dejemos vivir por la paz global.

Vitor Ml. Caamaño

jueves, noviembre 13, 2008

El Gigante hispano

.

Decía una bella presentadora de TV la noche de las elecciones, “el gigante despertó”, en referencia a lo decisivos que resultaron los votos hispanos. Yo creo que el gigante nunca estuvo dormido, solo miraba hacia atrás. El gigante miraba el camino de retorno para sofocar la nostalgia y la tristeza del desarraigo y cuando lo golpearon sorpresivamente reconoció que su realidad se había vuelto hostil y comenzó a hacerse ciudadano y finalmente votó. Cuando golpearon al gigante nunca pensaron que, como es siempre, toda acción produce una reacción en sentido contrario y he aquí la reacción, es la Ley!

Desde que el partido republicano adoptó el neo liberalismo como estrategia, renunció al liderazgo sustentado por planes y promesas de un futuro mejor para el pueblo; el mercado debía resolver todos tus problemas y necesidades, aunque “muchos quedaran en el camino hacia la victoria”. Cuando no se puede vender esperanzas o transmitir ilusiones hay que buscar un enemigo que mantenga el liderazgo vigente y el primer candidato elegido fue el gigante hispano, después vendrían los enemigos externos. Una cosa es consecuencia de la otra hasta infinitum.

El neo liberalismo no solo produjo la actual crisis económica, sino que también destruyó el liderazgo de sus proponentes y sin renunciar a esa estrategia no se implantará un nuevo liderazgo porque poco pueden ofrecer a los otros, que son los necesitados y son la mayoría.

Ya la comunidad hispana ha sido aceptada como una baraja en el juego de la política nacional, pero de nosotros depende la imagen y el valor que le daremos a esa carta. Este triunfo no es el final, es apenas el comienzo, ahora nos toca seguir adornando la comunidad hispana con meritos, con buen nombre, intachable conducta y mucha unidad, más que las otras minorías, porque desde ahora nos estarán observando.

Yo propongo la imagen [+].

Víctor Ml. Caamaño
Deja saber tu opinión al respecto

viernes, agosto 01, 2008

La Salmonella

Publicado por:

Los brotes infecciosos ocasionados por brócolis, tomates, ajíes, etc., fueron sumamente costosos en productos desechados y en atención médica a los afectados.

Las epidemias generalmente se originan cuando alguien, ya enfermo, manipula los comestibles, la nacionalidad del enfermo es irrelevante.

Cuando escuché que el costo de la salud de los trabajadores agrícolas (con o sin papeles) perjudicaba la economía de la nación me quedé de una sola pieza, no lo podía creer, parece que no entienden que cosa es la salud pública.

Las epidemias no distinguen entre ricos y pobres, gracias al Padre misericordioso y se evitan sanando a los que no tienen para pagar por su salud, todo el gasto de sanidad es mínimo comparado con el costo de una epidemia de mediano tamaño y sin valorar las pérdidas de vidas que siempre son irreparables.

Desde todas las perspectivas la sal va a ser más cara que el chivo.

Víctor Ml. Caamaño

domingo, diciembre 02, 2007

Es fácil perseguir los inmigrantes




.



Vemos que la inmigración se ha convertido en el tema político preferido para las campañas primarias norteamericana y eso se debe a una poderosa razón; el tema migratorio sirve para diferir los verdaderos y graves problemas que amenazan a USA.

Siempre hubieron problemas y crisis que fueron enfrentadas por hombres que creían honestamente en perfeccionar un sistema, confortable para todos y con reglas que permitieran su permanencia lo más establemente posible. La última gran crisis fue la gran depresión del siglo pasado y la solución exitosa fue el New Deal que permitió mover el mercado mediante la, siempre imperfecta, intervención del Estado en la economía y la creación legalmente forzada de un mercado consumidor para soportar la producción. La crisis fue superada y la economía resurgió robusta con la ayuda de la segunda guerra mundial.

En los años 60’s se presentaron dos infecciones nuevas que amenazaban gravemente al país, pero los tratamientos utilizados para erradicarlas produjeron efectos secundarios no previstos y son precisamente esos efectos los que crearon la actual crisis y causaron la inmigración que hoy asusta a la sociedad y en la que, tratando su erradicación, se pierde un valiosísimo tiempo considerando uno de los síntomas como si fuera el mal que ocasiona la gravedad. Ese es precisamente el tema que no desean tratar los políticos.

Los hippies, la OPEP y sus consecuencias.

El movimiento hippie fracturó la sociedad norteamericana horizontalmente, entre jóvenes y adultos y a pesar que ese movimiento no atacaba el sistema, ya que simplemente lo abandonaba excluyéndose de la producción y del mercado consumidor, conllevaba en si un efecto nefasto económicamente. Ante la amenaza de la imagen deshilachada, sucia y emparchada se reaccionó manipulando la sociedad para aparentar todo lo contrario y nació así la apariencia exitosa como valor social y la aceptación de la mentira que la soportaba, nació el yuppie.

Este nuevo patrón social produjo el abandono del ahorro como valor fundamental de desarrollo y crecimiento, el endeudamiento enfermizo de la clase media para aparentar las riquezas que todavía no poseía y a niveles empresariales la tentación de aparentar ser más que millonarios, aparentar ser reyes con cortes corporativas particulares. A la larga la necesidad de beneficios exagerados para soportarlas llevó, entre muchas consecuencias, a mover la industria a donde fuera legal la explotación de los obreros y se produjo en consecuencia el debilitamiento económico de la nación, generando un déficit comercial inmanejable.

Al mismo tiempo nacía la OPEP y el golpe del aumento de los combustibles calladamente propiciado por las multinacionales petroleras para incrementar sus comisiones y beneficios, como era la práctica de moda. Esta crisis mostró por primera vez la vulnerabilidad de la potencia norteamericana a las decisiones externas, con menor dramatismo que el 9/11, pero igualmente peligrosas. Como defensa se revivió la necesidad de un Nuevo Orden Mundial pensado por la Santa Alianza en 1814 en Viena. Un nuevo orden que evitara las acciones posiblemente dañinas del resto de los países del mundo y para su implementación usaron los fabulosos beneficios que los miembros de la OPEP depositaron en los bancos comerciales y nacieron los irresponsables préstamos internacionales, en los cuales lo importante era crear la deuda para controlar sin importar el destino final del dinero. La corrupción infestó el planeta como nunca antes produciendo la competencia entre reyes, reycitos y reyezuelos.

El golpe triple que sufrieron los países llamados “en vías de desarrollo” fue aniquilador, primero tuvieron que asimilar los nuevos precios de los combustibles, concomitantemente pagar una deuda externa que en su mayoría había sido dilapidada y además, ver desaparecer sus exportaciones agrícolas por causa de los subsidios que las grandes potencias implementaron defensivamente, para reducir así la dependencia del exterior, actitud defensiva que ahora justificó solapadamente la invasión de Irak

Es compresible que al reducirse drásticamente los niveles de vida de las naciones menos favorecidas, se iniciaría un movimiento masivo de emigración hacia donde había trabajo, es la ley natural de oferta y demanda, pero es la consecuencia también de políticas deshumanizadas implementadas por los gobernantes y ese complejo problema no desea ser enfrentado por los políticos, es más fácil perseguir a lo inmigrantes.

Sería mucho más conveniente el lograr que todos tuviéramos razones para defender nuestros modos de vida en nuestras propias casas, sin que fueran sacrificadas, como medida de prevención, contra situaciones que no deberían existir. Para que Juan compre los zapatos de Pedro, Pedro tiene que comprar los tomates de Juan, de lo contrario no habrá paz.

Víctor Ml. Caamaño

jueves, mayo 31, 2007

La búsqueda de la subsistencia

Publicado en Mayo 31, o7
en El Nuevo Herald

Los subsidios agrícolas al norte del Río Bravo, crearon el desequilibrio que originó la marejada migratoria desde el sur y que ahora asusta en el norte, pero no van a corregir la distorsión, creen que con murallas y reprimendas pueden derogar la ley natural y suprema de la búsqueda de la subsistencia.

sábado, abril 07, 2007

Emigración preocupante

Publicado en Abril 12, 07

en El Nuevo Herald titulado

Moralejas de la inmigración


Estuve unos días en mi Republica Dominicana donde la emigración haitiana está desvelando a la sociedad. Dicen que aproximadamente el 12% de la población la componen haitianos y esta proporción les intranquiliza. Esa percepción me permitió la oportunidad de ver el problema migratorio desde el ángulo opuesto, en USA soy parte de la emigración latinoamericana.

Percibí el temor que producen los “diferentes” cuando están en cantidades significativas. Producen inseguridad, porque siempre el recién llegado tiene más hambre que el ya establecido y por ello se esfuerza más, desplazando a los que ya se habían acomodado. En función del desarrollo eso es positivo, pero no, en esta única situación el desarrollo no lo justifica todo.

Escuché decir varias veces que ya están hasta incursionando en los negocios con éxito y eso les asusta, conste que en USA ese es uno de los argumentos que esgrimimos para justificar nuestra presencia.

Hay algunas moralejas que la experiencia histórica repetida debería enseñarle a grandes y pequeños, a gobiernos e individuos, a empresarios y obreros:

  • No es posible tener los brazos fuertes y baratos sin tener al bracero.
  • No existió, ni existirá nunca la forma de evitar que los humanos vayan donde está la comida, es una ley natural que siempre prevalecerá sobre cualquiera de nuestras leyes. El Hombre siempre ha sido global.
  • El mercado que sustenta la economía es intercambio y para que Juan compre mis zapatos tengo que comprar los sombreros que él produce. El comercio no puede ser unidireccional.
  • Si mediante subsidios y trabas legales impido que Juan venda sus sombreros, se pondrá en el camino de la defensa de su existencia, sin importar el tamaño de las murallas.
  • Nadie que pueda vivir aceptablemente en su casa se mudará de vecindario.
  • Si la avaricia continua desequilibrando la nave sideral que llamamos Tierra, todos terminaremos varados. La rebeldía en cualquiera de sus cubiertas afecta la nave completa. ¿Es tan difícil de entender?
  • La Paz se compone de armonía y equilibrio. Ni tanto, ni tan poco.
  • Pretender que el hambriento se muera tranquilo en su casa es una falacia, igual a querer formar un hombre nuevo mediante una cruenta dictadura.

lunes, mayo 29, 2006

Emigración compulsiva




Cuando la Tierra logró tener las condiciones adecuadas apareció el Hombre, y antes que él la inmigración: aves, peces, polen, insectos y muchos de los parientes terrestres de sangre fría o caliente ya agotaban el eterno caminar, la búsqueda perenne para satisfacer las necesidades de comida. Esa es una conducta natural, comprensible, aceptable y gracias a esa necesidad natural logramos poblar el planeta, vencimos los agobiantes calores de los desiertos y combatimos, con tenacidad e ingenio, los paralizantes fríos que intentaron alejarnos del paso de Bering para poblar así la otra parte del mundo, y ni que decir de los monstruos míticos de las profundidades, de los abismos insondables en los mares o los dioses maniáticos que se entretenían haciendo muy difícil las empresas viajeras de los Hombres. Nada nos pudo detener nunca.

Después el planeta, poco a poco, fue dividido en territorios para residencia de clanes, tribus, pueblos, o simple súbitos que aceptaban a un Señor como cabeza y dirección. Básicamente el territorio era, además de la fuente de alimento, el factor que cohesionaba un grupo para integrar un pueblo, pero los pueblos eran fluidos ya que sus integrantes se movían comerciando y llevando canciones, cultura y conocimientos de un lado al otro del mundo, incluyendo la maldita formula de la pólvora que la gran muralla de China no pudo mantener en el secreto de sus templos.

Hace menos de un siglo que inventaron las fronteras de líneas rígidas que debían dividir para siempre a la raza de los humanos, intentando ilusamente detener el movimiento natural de los seres humanos por la búsqueda de la comida; las aves, peces, vientos, nubes, lluvias y todo lo demás siguió emigrando libremente acorde a la naturaleza diseñada por el Gran Diseñador. Las fronteras rígidas fueron la antitesis y antesala de la globalización a que el desarrollo natural del Hombre arribaría medio siglo después, para permitir nuevamente el libre fluir del comercio que debía satisfacer, de la forma más competitiva y eficiente, las necesidades de todos los pueblos, permitiendo que aquel que fabricaba azúcar, por ejemplo, la pudiera vender para poder vivir y comprar zapatos. Productos y bienes, el capital, las inversiones, los beneficios, la cultura, información, comunicación, navegación, etc., todo debía ser globalizado menos el dueño y supuesto beneficiario natural de todo: el Hombre que siempre fue global. Contradictorio e ingenuo ¿eh?

Pero como siempre no todos jugamos rectos, y pensando en el “yo primero”, muchos productos que otros podían fabricar mas barato para vivir, fueron subsidiados en los países poderosos para evitar que fueran comprados los del vecino. Subsidio es un dinero que el gobierno regala para que sigas fabricando o sembrando algo que deja perdidas o para que lo vendas más barato de tu costo, un elemento que distorsiona muy complejamente el Libre Mercado que se pretende defender.

El otrora orgullo de Trujillo con el ingenio azucarero más grande del mundo, se vino abajo y con él la primera fuente de ingresos de mi país, para poner un ejemplo. Ya no comprarían más el azúcar dominicano y los dominicanos, no solo perderían sus posibilidades de mercadear para comprar cosas, sino que perderían su fuente primaria de conseguir la comida, y New York pasó “incomprensiblemente” a ser la segundo ciudad de dominicanos en el mundo.

Hoy esa azúcar subsidiadamente barata, se apresta para liquidar los restos de lo que fuera una prospera industria nacional y hasta los refrescos y gaseosas producidos en Republica Dominicana para los dominicanos importarán, gracias al tratado de “libre comercio”, azúcar o sirop barato, no usarán ya la poquita azúcar que todavía producimos, claro que abrirá otras puertas y ya veremos, mientras, esos subsidios trabajaran como alicientes por un lado y como forzadores por otro para que el trabajador salga del país por la desaparición de más trabajos – comida.

El 13 de mayo de 2002 el presidente George W. Bush firmaba la nueva ley agrícola de Estados Unidos que durante los próximos 10 años aumentará 70% la protección a los agricultores. Se trata de casi US $ 190.000 millones equivalente a 19,000 millones anuales que crearán descontento, populismo, anti norteamericanismo y pobreza, y esa miseria será compensada con el envío de remesas a los países del sur de la proyectada muralla fronteriza. Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el 2005 las remesas hacia Latinoamérica y el Caribe sumaron US $ 53,600 millones que unidos a los regalos para subsidios representan US $ 72,600 millones que salen de la economía norteamericana, sin incluir los gastos de la infructuosa guerra para detener la emigración de los hambrientos del sur.

La política de los subsidios en la realidad no da beneficios, crea perdida significativa y no hemos incluido los costos de construcción de la muralla fronteriza, muralla que la experiencia histórica asegura que su resultado será igual al de la línea Marginot de Francia para detener el expansionismo alemán

Desalentemos la emigración eliminando la miel que atrae las abejas y dejándoles las flores que las alimentan en sus países originales o será necesario ejecutar la “Solución Final” esparciendo insecticida en todo el continente sur.

La Globalización no la detendrá nadie, ni pobres ni ricos, como nadie pudo detener el ferrocarril. Aceptémosla y ajustemos todas las políticas para que todos podamos vivir dignamente de aquello que sabemos hacer, porque solo una vida digna para todos, podrá traernos la paz y el progreso globalizado y sostenible.

Un planeta con un futuro compartido.

viernes, mayo 05, 2006

Sobre La Estrategia Hispana

.
Sun-tzu en el -Arte de la Guerra- y hablando de la estrategia dijo: “si una fuerza pequeña hace un ataque obstinado, finalmente será capturada por la fuerza más grande”.

El movimiento que se produce hoy para lograr la legitimación de 11 millones de ilegales está usando una estrategia que considero equivocada: se está reclamando el derecho a la legalización por razones humanitarias y de justeza.

Un derecho es un concepto jurídico y quien no acata la ley no tiene moral para invocarla, además irritará a los dueños de la casa donde los reclamadores no fueron invitados a entrar. En segundo término, se le está hablando a un Estado donde la idea de justeza ha sido sustituida casi totalmente por el concepto de legal o ilegal, por tanto toda la estrategia me parece que está equivocada.

Es para mi evidente que el gobierno ha lanzado exitosamente el tema que prefiere ocupe el debate pre electoral, mediante una propuesta de ley amenazante, un discurso esperanzador desde arriba y hostigamiento con la tropa de inmigración por debajo, de esa forma ha colocado la pelota en la ruidosa cancha hispana. Ahora va a ser necesario decidir entre tres opciones:

a) Continuar el juego tal como ha sido servido, a sabiendas que puede llegar a justificar acciones punitivas futuras, sin importar quien terminé controlando el Congreso dada la estrategia equivocada.

b) Dejar caer la pelota y detener un juego que pudiera inclinar la balanza política hacia un lado no  muy conveniente para la comunidad hispana.

c) Se puede patear la pelota para colocarla en la otra cancha con una estrategia apropiada.

La cancha donde hay que dejar la pelota debe llamarse mercado y el mercado, que somos todos, se le proponen arreglos de conveniencia. El mejor negocio es aquel en que todos ganan y eso es lo que se debe hacer: negociar, pero no con los políticos, se debe negociar con el mercado y con el mercado se negocia con números y experiencias.

El verdadero aporte hispano no es lo que consumimos, eso lo consumiría cualquiera que realizara esos trabajos, el aporte hispano son los bajos sueldos que aceptamos y que se traducen en reducir la tendencia inflacionaria del momento y eso es lo que debería decírsele al mercado. Si todos los trabajadores ilegales fueran sustituidos por norteamericanos ¿Cuánto subirían los precios de la canasta familiar? ¿De los restaurantes? ¿Los servicios? etc. Eso debe ser calculado y tiene que ser dicho.

También debe ser dicho que el Gobierno Federal puede fácilmente y sin violencia revertir la corriente migratoria hacia este país, con la simple eliminación de los subsidios a la agricultura, así se lograría que los hispanos vayan a recoger los tomates a sus tierras para luego venderlos aquí y posiblemente serian mucho más baratos. Los subsidios a la agricultura introducen distorsiones en el mercado que impiden que el trabajador se quede en sus países, para exportar todo lo que Latinoamérica puede producir para vivir dignamente y que es imprescindible para revertir la tendencia populista hoy en franco ascenso en nuestro continente. Eliminar los subsidios pudiera resolver muchos problemas, a la vez que reduce los gastos del deficitario Gobierno Federal, así la pelota quedaría en su cancha, pero hay más.

Me parece una falta de compromiso con el futuro, que por motivos politiqueros, se introduzca una división racial en un país de inmigrantes que está siendo atacado por terroristas, no necesitamos generar más enemigos. El promover la xenofobia y el odio racial es fomentar una división que no puede ser luego desmontada por un decreto presidencial, Alemania es un testigo fehaciente de eso a más de 50 años del nazismo.

La historia universal en todos los grandes imperios que existieron, algunos que no influyeron sino que controlaron el mundo conocido, nos debe enseñar las lecciones que no hemos querido aprender:
    • - Que nunca ha existido, ni existirá un ejercito lo suficientemente poderoso que logre impedir  que los humanos vayan donde está la comida.
    • - Que la muerte por las armas es preferible que la muerte por hambre.
    • - Que la comida es mucho más importante que la nacionalidad y las fronteras
    • - Que nadie abandona su casa por placer
    • - Por último, es indispensable que comprendamos que debemos poner en orden ecológica y  socialmente esta nave sideral que llamamos Tierra para poder continuar el viaje, todos o  ninguno, el incendio en cualquiera de sus cubiertas terminará inutilizando la nave completa, el  terrorismo, las rebeliones populares y la creciente delincuencia apoyan esta afirmación.