El camino no es hacia la derecha o la izquierda, es hacia adelante por un planeta compartido, no repartido.


RECTIFIQUEMOS

domingo, mayo 18, 2008

Los matrimonios gay

.

Después que California sentara jurisprudencia sobre la constitucionalidad de los matrimonios entre personas del mismo sexo, se encenderá el debate a temperaturas altísimas.

Hay aristas que creo no necesitan tratarse porque las posiciones no cambiarían: las religiosas, las que creen ser conservadoras y las tomadas por juicios o prejuicios, sin embargo, hay aspectos que si merecen ser pensados: cuándo los legalmente aptos para contraer matrimonio están alejándose cada vez más de esa institución, ¿por qué un grupo lo reclama como bandera de lucha?

He podido observar, en los que me rodean en este desfile de la vida, que en un número sensiblemente mayor cuando las parejas del mismo género terminan la relación, hay más problemas sobre aspectos de dinero y propiedades, que en las parejas combinadas. Yo pienso que el deseo o la urgencia de darle cuerpo y contenido a la relación, hace que las parejas se apresuren demasiado colocando cuentas y propiedades en común. Creo que el reclamar el derecho a contraer matrimonio va con la misma esperanza, solidificar una relación inestable en los más de los casos, aparte de las justificaciones enunciadas en seguridad legal. Ya no funciona ni para los heterosexuales ni para los homosexuales y explicaré por qué.

Nos encontramos en un momento existencial donde el sexo ha sido sobre valorizado en una sociedad que dejo de madurar desde los años 60’s. La fuerza sexual es demasiado deslumbrante e impresionante para los inmaduros, aparentando ser lo único y más importante en la vida. Tanta importancia le han dado al sexo que se atrevieron a dividir la humanidad según con quien vamos a la cama. Yo me siento disminuido como persona cuando alguien me califica de heterosexual, me creo poseedor de otras características más permanentes e importantes para ser clasificado.

El sexo es un instinto y por eso no posee ni valores, ni prioridades y mucho menos lealtades. Toda relación construida sobre lo sexual no puede ser duradera, ya que el apetito sexual cambia de sujeto con la misma velocidad que las fantasías se crean en la mente y ese es un problema grave, sin importar si se es homo o heterosexual. Todo nuestro orden social está basado en la organización primera que es la pareja, al aplicar un equivocado motivo de selección se hace inoperante y todo nuestro orden se viene abajo, comprometiendo el futuro de la especie.

La mayoría de las parejas hoy se encuentran sujetas a la misma falta de solidez, pero las llamadas gay son las más afectas ya que su propia definición implica lo sexual como origen y fin. El hambre sexual puede fácilmente confundirse con el amor por la necesidad de la otra persona, la diferencia es que el amor perdura después que se agota el Kamasustra, mientras que el deseo, al sentirse satisfecho va diluyéndose y es generalmente sustituido por el disfrute en viajes, cruceros, fiestas y excursiones en las que, cualquier día, reaparece lo sexual motivado por otra persona y el ciclo se cierra al abrirse de nuevo.

Existen otras causas para que las relaciones de parejas hoy sean inestables y deberíamos enfocarlas, pero si algo demuestra la experiencia es que el matrimonio per se no agrega solidez ni duración a la relación de pareja, por el contrario, la equivocada sensación de posesión que el contrato legal consiente, no satisface la sólida necesidad de seguir siendo enamorados, seducidos y contentados que todos sentimos..

Agradecería si dejaran su comentario.


Víctor Ml. Caamaño
Ver también: "Género Vs. Sexo"

3 comentarios:

  1. Víctor, tu enfoque de la razón primordial que existe para la unión de dos personas basándose en el sexo como tal parece es la tónica actual, me parece más que coherente, es sencillamente lo más lógico que he leído al respecto. Siempre pensé y en esto estamos de acuerdo Fernando y yo que el sexo es una parte importante pero no "la más importante". Ciertamente debe existir el sexo en una pareja, pero más que éso, debe haber comprensión, afinidad, deseo de satisfacer a la otra persona y confianza en que ésta también te satisfará, y ésto no lo digo en el aspecto carnal, sino en todos, incluyendo el emocional. Ahora bien, también tengo una opinión parecida a la tuya, cuando nada de lo anterior funciona, el matrimonio (como legalización de esta unión) no funciona. Por otra parte, estoy pensando que con estos cambios en la sociedad, al menos en el diccionario de la RAE habrá que hacer una corrección, ya que define el matrimonio como "Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades". Gracias por invitarme a comentar. Cariños, Elsa

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con tu argumento. El amor se mantiene incolume desde que este fundamentado en mutuo conocimiento, respecto, afecto real y no en el sexo. cuando llega el matrimonio, la amistad, el disfrute del uno por el otro es lo que hace que perdure, el sexo esta presente pero lejos de ser un protagonista es un participante.

    Me gusta tu blog, me topè con él por mera casualidad (como muchas cosas en internet), tus aportes son interesantes.

    Gigliola

    ResponderEliminar
  3. Muy d acuerdo con tu articulo Victor, pues lo enfoca de un angulo correpto, pues el comercio le ha dado un protagonismo al sexo que haste le llamamo Amor, cundo son dos cosas diferentes, pero lo que me preocupa es que legalizemos una cituacion que a todas luces es un error, pues con esto veo que los Estados sean locales o federales se estan desnaturalizando, pues cosas como estas haran que cada vez miremos a darle menos valor a los Estados....

    ResponderEliminar

Al dejar un comentario enriqueces el tema en pro o en contra y tu opinión permanecera expuesta a todos.

Favor de dejar tu comentario